martes, 8 de junio de 2010

Se busca un hombre para picnic

Escribiría un panfleto, pero no.

Mejor diré que no entiendo a los hombres.
No los entiendo cuando me piden tregua
cuando letra por letra gritan T-I-E-M-P-O!
y les doy tiempo, el que necesiten
-nunca es bastante, yo no se lo recuerdo-
y me confiesan, pasado ya el momento oportuno, si lo hubo,
que no comprenden por qué bajé los brazos
y dejé de luchar. Que fui cobarde.

No entiendo a los hombres cuando llaman
desesperados o eso me parece, a mi puerta
y me miran a los ojos o eso me parece,
y me ruegan encarecidamente
palabra por palabra, y lo dejan por escrito,
que no me vaya nunca, que siempre esté.
A veces no los conozco mucho,
pero no digo tu cara no me suena.
Digo, toma un café y siéntate tranquilo.
Tengo hipoteca por veinticinco años.
Ni pienso irme ni puedo, ya lo ves.
Entonces ellos se levantan,
dejan de sollozar muy dignos
se van y ya no dicen nada.

No los entiendo cuando gritan horror
cuando gritan horror y yo lo veo
y dejo el aceite sin pensar
hirviendo en la sartén
y me alejo del fuego
y dedico unos minutos o una hora
en exclusiva a besarles la cabeza
y decirles que ya pasó, que no ha sido nada.
Se me escapa su cabeza entre los dedos.
Y a lo lejos pregunto si están bien
y ya no me contestan.

Si dicen se acabó, mejor seamos amigos,
no siempre, pero alguna vez lo pienso
y concluyo: tienes razón en que esto se ha acabado.
Entonces, esas veces, no comprenden
por qué no me abalanzo sobre ellos.
Por qué no ruego, por qué no les asalto.

A veces me escriben un mensaje después de tantos años,
preguntan cómo mandarle flores a una iglesia
señalando que viene Mou, que estáis en decadencia
que no dejes, por favor, de contestarme.
En esos casos, pienso que quieren llamar y no se atreven
y en cuanto leo el mensaje, llamo yo. Pero ni me lo cogen
ni luego me devuelven la llamada.

Desistí de entenderlos hace tiempo,
pero me gustan, son criaturas hermosas
Desistí de encontrar un hombre para todo
a quien dejar notas en el espejo o bajo el imán de la nevera,
que me quite el cansancio con mirarme
los días que no me caben los pies en los zapatos.

Busco más bien un hombre para picnic,
con su mantel de cuadros,
otro que cuando escribo,
me pueda leer el alma
como en una carcasa transparente
otro que tenga talento
para marcar con risas el absurdo del mundo
un buen conversador, otro que me despierte las palabras
otro que me despierte la conciencia.
Un soñador, uno con los pies en el suelo,
otro que me busque la voz cuando toca la guitarra
y otro que me abra la puerta de su casa algunas noches,
que me bese los párpados y que de veras sepa
con masaje en la nuca incluido
cómo se hace una trenza.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Lo del panfleto lo digo porque estoy en huelga. Me voy a recorrer las calles de Madrid. La calle de Alcalá, principalmente, a la sombra de las pancartas y al calor de las protestas.

13 comentarios:

Delgaducho dijo...

Bufff! ningún hombre puede existir que reuna tal cantidad de requisitos y uno para cada momento puede llevarte a una situación de dificil manejo, te lo digo.
PD: Me he leído...jaja

Pilar_RDT dijo...

Entender a los hombres es demasiado complicado a veces. Suele mejorar si tenemos en cuenta que son seres imperfectos, y que dan para lo que dan (y ha veces ni eso, jeje) pero existenten hombre que rozan la perfección, don fe, aunque no sea lo habitual
Sabes que? Tu no los entiendas, que se molesten ellos en entenderte a ti, y mientras tanto a vivir, que son dos días.
P.S. Animo con la huelga, me parece genial
Besos

Pilar_RDT dijo...

Siento las erratas de mi comentario, voy con prisas y ahora que lo leo, me horrorizo...
es doy fe, no don fe
es existen, no existenten
es hombres, no hombre
En fin... yo también soy muy imperfecta
Besos

Jose Zúñiga dijo...

Un poema para leer despacio. Tiene unas cuantas lecturas. Hablas de los hombres, podría ser del hombre, de la mujer también. E irte de picnic igual porque total qué más da, ya nada importa. Ganó la indiferencia.
Bs

koldo dijo...

los hombres somos bien sencillos: el problema es que a menudo nos falta coraje para comprometernos: me ha gustado el poema,

Kriskros dijo...

El problema es intentar entender a la otra persona sea hombre o mujer. Cada uno es lo que es y hace lo que hace no siempre al gusto de la otra persona, claro.
Me ha gustado mucho el escrito.
Salud!!

flores del mal dijo...

PARECE QUE LO QUE HAS ESCRITO ESTÁ LEVANTANDO AMPOLLAS. ESTOY DE ACUERDO, SON CRIATURAS HERMOSAS, PERO POR PROPIA... CREO QUE HAY LIMITARSE A CONTEMPLARLOS, Y CUIDADO CON LAS GOTAS, ESPECIALMENTE CON LAS LAGRIMAS, COMO LOS GREMLIMS, SI LES CAE ENCIMA, RAPIDAMENTE SE CONVIERTEN EN SERES FEOS Y PERVERSOS. POR QUÉ, ES UN MISTERIO. EL DEBATE QUEDA ABIERTO. TE SIGO...

La cónica dijo...

No sé si existe o no, D. tampoco me lo pregunto, hace tiempo. Hago mi vida normal, me cruzo con ellos y sigo pensando que son seres fascinantes. Pero que no hay que obligarlos. Si se quieren quedar cerca, van encontrando su sitio como compañeros de ruta o por lo menos, como compañeros de mus.

Pilar, a mí tampoco hay quién me entienda, aunque hay quien lo intenta, siempre. Los hombres que rozan la perfección me ponen un poco nerviosa. Aunque a veces miro de reojo por si me encuentro con uno.
No sé bien cuántos hemos hecho huelga... las cifras bailan aunque los matemáticos no hayamos bebido. Llovió en la manifestación, así que puedo decir, eso sí, que ha calado mucho.

José: Podría hablar de la mujer o del hombre, pero hablo de los hombres, de unos cuantos que me cruzo por los semáforos. Y lo del picnic, fenomenal. Eso era.

Koldo: he de confesar que a veces pongo una barricada en el camino, si me encuentro uno dispuesto a comprometerse. Por miedo, yo también, supongo. Tengo más asumido que salgan todos rana.

Kriskros: gracias por venir. Creo que tienes toda la razón, es lo que tiene el ser humano, en general. Aunque parece más aceptado afirmar (que es cierto) que a las mujeres no hay quién nos entienda...

Flores del mal: con ese nombre y en mayúsculas, miedo me das :) así que es por eso por lo que los hombres no lloran... porque temen convertirse en monstruos y perder el control... qué tiernos, ¿no? gracias por pasarte.

Los viajes que no hice dijo...

Yo tampoco los entiendo. Así, en general, y de uno en uno en particular.

flores del mal dijo...

Para que no cunda el pánico, y lo digo con minúsculas y acentos; -el título lo tomo de Baudelaire, para mi uso personal prefiero las de Bach (las flores), las mayúsculas porque soy corta de vista y no tenía las gafas a mano, se me da mejor mirar a lo lejos-. Nada que objetar...tiernos y encantadores, necesarios en momentos decisivos aunque no imprescindibles; sospecho que prestándoles/ prestándonos un poco de atención se les/nos puede entender... incorporo la sonrisa que me faltó en el comentario anterior..., llevo poco moviéndome en este medio. Gracias por contestar; das juego. Slds cordiales.

chucho dijo...

No siendo un panfleto a cambio es muchas otras cosas: un manual, un sumario, un relato amargo que se resiste a darse por perdido...

Los pocos comportamientos que merecían el esfuerzo de intentar ser comprendidos dieron como resultado, al desmenuzarlos, una serie infinita de minúsculas contradicciones. Entenderse es imposible, a los demás y a uno mismo. Y para muestra el título del blog.

He leído esta entrada más de media docena de veces y a cada repaso me parece que tiene más miga y es más perfecta y se me hace más corta, lástima que no ocupe doscientas hojas. La última línea es fantástica.

chucho dijo...

Y me ocurrió como dice Delgaducho ahí arriba: Me he leído... jaja.
Pero en tres tiempos, el Me he leído vino primero, al instante, como un martillazo en el dedo. El Jaja después, cuando el sentido común me recordó que el ombligo del mundo no está aquí donde estoy yo. Luego ha resultado que sí me leía y con la misma brusquedad con que nació se murió la risa.

La cónica dijo...

Los viajes que no hice, la fuente de los viajes por hacer :) no hay quien nos/kes entienda, pero no somos/son adorables?

Flores del mal, tú eres adivina. Viste las quemaduras en el texto y sabías que iba a levantar ampollas... Gracias por venir y por abrir un rinconcito donde podré estirar las piernas.

Ch, no es un panfleto, pero un poema tampoco, así que le voy a quitar la etiqueta, que no se la merece. supongo que más bien es un golpe en la mesa, un martillazo (perdona si te pillé el dedo debajo), quizá, una llamada al orden, un desahogo. a veces sin que ocurra una hecatombe, se tambalea el día por todos lados. y te desubicas un poco, pero nada más.

sí que tiene miga, la cosa. creo que hay material para pensar y para escribir. doscientas hojas, dices... si supiera escribir sin cortar los renglones...

supongo que al final, el hecho de que se resista a darse por perdido es lo que más toque amargo le da...

los hombres sobre los que escribo sufren pánico cuando se leen. esto es una reacción habitual, debes saberlo. uno, que es amigo, me dice que si estoy realmente interesada en alguno, sobre todo no le escriba. ni un arcoiris ni nada. yo pregunto por qué y dice que los asusto. es que escribes unas cosas...

y yo no entiendo, con lo que a mí me gusta escribir, con el cuidado que le pongo... pero tampoco quiero sacarme un doctorado.

en fin, lo más decepcionante, para el final: que la frase última es robada. es de una amiga que estaba inventando pruebas para un casting de príncipes azules. eran tres pero sólo recuerdo la de la trenza...

la entrada no, pero el comentario casi ocupa 200 páginas...