martes, 15 de febrero de 2011

Capricho de diosa

Sí, quiero -dijo la diosa-.
Y la tormenta descargó sobre él.
No quede vértebra sobre vértebra.
O secad, mejor, las palabras de su boca.

¡Ahora
!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Mini ejercicio. 5 líneas: sí, y, no, o, ahora

miércoles, 9 de febrero de 2011

Sinestesia

Las defensas antiaéreas, los cañones, dispararon luces amargas desde el atardecer. Bajamos las persianas para ocultar los gritos de los cuerpos destrozados. Ni tapando los oídos con las manos ni apretando los párpados cerrados pudimos dejar de escuchar la sangre, su rumor negro y sordo empapándonos las encías y el interior de los labios.