lunes, 31 de mayo de 2010

poema desechable

lo que hay entre tú y yo ya se sabía
desde aquel mismo estante
en que te conocí.

100% celulosa, triple capa
sin aceite balsámico añadido
promoción limitada, 3 x 2.

acércate a mi piel cuando te llamo
regálame un amago de caricia
ocupa ese vacío entre mis dedos

tan sólo déjate empapar de llanto
luego desaparece de mi vista,
al fin y al cabo, ese es tu papel.

jueves, 27 de mayo de 2010

sextopiso con atticus

Esto de aquí no es un blog de poesía
mañana si hace frío me compraré un pijama
te digo que me digas los versos que me debes
no tengo estratagema vestida de arcoiris
estudia las estelas de tu nombre en mi boca
aprieta, si me quieres, el paso aletargado

mayo es oscuro y duele, que no te engañe el sol.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Malos tiempos para la lírica, pero un sextopiso siempre ayuda a romper el hielo.

No recuerdo las reglas para construir el sextopiso, pero creo que este es con ático y cumple la normativa vigente... un sextopiso es un tipo de composición poética del siglo XXI ideada por David Liquen. Un ejemplo lo puse en su blog hace meses, sin ático, eso sí. Atticus, decía él.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
manolito es feliz, gol en las gaunas.
los poetas construyen sin licencia.
me duele ya la boca de nombrarte.
tengo un nicho en el cielo de los gatos.
arrímate a mi piel, que pintan bastos.
disculpe la sonrisa, es que hace frío.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
David Liquen es un tipo que además de editar libros con páginas de colores idea una revista que se llama Sir Ope. Un número de Sir Ope venía en formato de póster con los versos torcidos entre dibujos de ojos y máquinas de escribir. Lo tengo en el pasillo puesto, porque casi lo pierdo una vez y así está más a mano. Casi todos los números de Sir Ope me llegan en formato de e-mail, no sé si con mayúsculas. Con artículos que parecen telegramas y poemas editoriales que no sé muy bien por dónde empezar a leer. Otro número de Sir Ope me llegó atrasado hace poco. Me lo trajo David. Tenía formato de botella de cristal. David envía los libros por correo contra reembolso si te lo va a vender o en un sobre y santaspascuas, pero una botella de cristal es asunto más delicado, claro. Era verde, de vino. Con las letras S-I-R-O-P-E muy estilizadas en blanco, desde el culo de la botella al cuello, rodeándola. El formato no es caprichoso: el número lo componen poemas de náufragos. A través del cristal sólo puedo leer algunos versos a medias. No tengo corazón: no he roto la botella, claro. Y de momento, no la voy a romper.

viernes, 14 de mayo de 2010

La c(r)ónica

Como en casa, en ningún sitio. Después de muchas dudas y algún malentendido, rellené el formulario para que la presentación de las Mangueras fuera en Fuenlabrada, en el mismo centro cultural al que voy a escribir todos los martes de seis a ocho. Y fue el martes también, a las siete y media, que es la hora de la ambulancia. A esa hora estamos leyendo cada martes en el taller y cada martes, la ambulancia nos saluda, en pleno clímax. El edificio parece un laberinto aséptico, blanco por fuera y por dentro, pero entre el blanco y el cristal y los poemas, llega a ser cálido.

Una mesa forrada de terciopelo rojo, micrófonos para cuatro -Cecilia, David, MJ y yo- , atril, más micrófonos, un técnico de sonido que empezó con Nino Bravo y otros dos que no me dijeron con quién empezaron. Y un chelo. Sí. Un chelo. No venía de serie con el lugar, venía a la espalda de R, que encontró música donde yo no la veía, que hizo magia ya desde el lunes, buscando armonizar el paso de los poemas, el peso de las palabras y el de mi voz y la de Una vida lo que un sol. (Un sol ella, claro).

David nos contó como se hace un libro de poesía a la manera del(a) Imperdible y otras aventuras de un editor cronopio que seguramente baila tregua y baila catala. Cecilia nos hizo un bosquejo de lo que significa hacer la selección, por primera vez, de un libro colectivo, vértigo me dio.

Estuvieron musicados Origami, en la voz de Carla y Latitud cero, de Yllari. Este último lo leí yo, en un tono inquietante, como la música que lo acompañaba. De Yllari se leyeron dos poemas extra. Lluvia, porque queríamos que Carla leyera dos, Memoria a petición especial de Rosa R, amiga y compañera, profe de Sociales, que lo escogió entre todos los poemas. De Celeste hubo una interpretación muy sensual de On llevada adelante por Una vida lo que un sol y Raúl al chelo. Raúl probó conmigo también, pero al final fueron ellos dos los que llevaron el poema al punto álgido. Rosa B. y Reme se repartieron Casi lluvia niña y Travelling, de Laura. El Tsunami de Ángela sonó demoledor en boca de Pilar. La otra Pilar de entrepilares. María reclamó el papel de la mujer poeta con I y II de Jessica. A La cónica la leí yo, sin música en Esto no es un ring, el poema con el que David (el editor de Mangueras) y yo nos conocimos y con Raúl al chelo en Reconstrucción. La música me sacó la mejor lectura del poema: retumbaban las palabras en el pecho, más que cuando lo escribí. Gracias, Raúl. En ambos casos, una breve introducción antes de la lectura, lacónica no, pero veinte segundos o menos. Yo soy de explicar, es mi trabajo, y cuando escribo, cuando leo, quiero que me entiendan, sin desmenuzar el poema, eso sí . La lectura de parte del poema de Magalí (desde 0... hasta el final) fue un éxito de crítica y público en la versión al alimón que hicimos, un verso Una vida lo que un sol, otro yo, con Raúl. También fui yo quien leyó a Karen: Asoma la cabeza para ver la nieve..., Un vestidito azul..., Muñequita,... La leímos el chelo y yo, porque creo que aquí se compenetraron perfectamente, la voz, las palabras y la música. El último poema estaba acompañado de unas campanadas de cuerda que dejaban el corazón inquieto. Inés leyó a Paula según las Instrucciones (poema que da las instrucciones para leer un poema...) y también ese que empieza Soy continente? Pamela y Denisse gozaron del privilegio de que fuera Cecilia quien leyera sus poemas. Cecilia, que es la que mejor conoce el libro, y que seleccionó, entre otros, El peor poema de este libro de Pamela porque el título del poema y la realidad no se corresponden. También se escucharon, sin que nadie moviera un músculo a pesar de que nos alargábamos, Tú querías un templo y por último, el último poema del libro, de la boca de MJ, también de Denisse, Hoy dormiré enrollada a tu paladar.

Mientras escribo esto, me escribe 629: Es muy difícil “fotografiar el sonido” como ya te dije pero hay que intentarlo. Si alguien puede captar un poema en una foto, es él. A los hechos me remito (ver FB, aunque subiré algunas aquí). Si hay alguien responsable de que yo abriera este blog, por cierto, que lo hay, también es él.

MJ, profesora del taller y anfitriona presentó, e hizo todo lo posible por pasar desapercibida. Es una experta en hacer protagonistas a los demás. Lo hace cada martes en el taller y lo volvió a hacer el martes pasado. Fue imposible darle las gracias como es debido. Mencioné su infinita paciencia y ya me mandó callar, pero saca lo mejor de nosotros con una delicadeza, sin herir jamás, que es admirable.

David se asombraba: leéis muy bien aquí. Esto es Fuenlabrada, decía yo, aquí hay un nivel. Se admiró también del público entregado. Son mis amigos, decía yo. Tus amigos es normal, me decía, pero digo también la otra gente. Él contó, en total, unos 70. Yo creo que de 50 no pasábamos. Pero todos eran amigos. No de los que me aprecian, de los que me quieren. Y aún faltaban. Pero es que era un martes, y era en Fuenlabrada. Soy muy consciente de la calidad de mis amigos, pero nunca había pensado en la cantidad...

Disfruté mucho. La poesía salió del armario en que vive mis martes de seis a ocho (en una sala de juntas), salió también del cajón del blog para tomar voz, música, cuerpo, y pude celebrarla con personas a las que quiero. Estaba tan feliz, disfruté tanto que ni siquiera me emocioné (esta frase, La cónica dixit, la ha recogido Pamela en su blog...). Así lo vieron también mis amigos. Pilar dijo: Sobre todo disfruté de tu alegría, era por un momento el patio de tu casa. Y al día siguiente, cuando me preguntaban qué tal los compañeros y yo decía que había disfrutado mucho, los que estuvieron asentían: se te notaba.

La poesía, en directo, gana.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Papá, mamá, Diego, Encarni y Dani también estuvieron, el resto de la familia trabajaba a esas horas o estaba demasiado lejos, simplemente.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Übrigens!!! (Se me olvidaba!!!) No hay buena cena sin postre, y tuvimos postre, rico, rico. Se llaman Calamidad García, y son dos: guitarra y voz, Kisko Lozano; trombón, trombón, trombón? no sé el nombre del trombonista... vienen de Móstoles y fueron un broche de lujo. Esta no fue la última canción, pero es la que he encontrado. Cerraron la presentación con No puedo vivir sin ti. He buscado la versión, pero ya lo dice la letra: no hay manera. Gracias por venir!!!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
No me llevé uno de los libros cartoneros de La Propia Cartonera porque se me pasó. Pero algunos han dormido en Madrid y provincia, y la próxima vez que vea a David o me envíe algo, aprovecho para hacerme con uno.

lunes, 10 de mayo de 2010

la mujer que conoce su destino

se asoma a la ventana del diablo.
de madrugada toma el autobús
y niega el miedo.

de algo hay que morir. de miedo no.

la mujer que conoce su destino
no cree lo escrito en las líneas de su mano
ni en los posos de té ni en el infierno.
tampoco en boletines oficiales.

la mujer se acuesta y se levanta
segura solamente a ratos
del día que amanece, de las horas
del color de sus ojos, de su nombre.

nada es definitivo
o lo es, si ella quiere.
si ella quiere y se dan las circunstancias
que se dan, que las tiene por escrito
con sellos de organismos competentes.

la mujer que conoce su destino
no tiene garantía de mañana
ni de hoy, ni del pasado mes de enero.
y se ajusta las botas. sube el monte
lo sube o lo rodea.

conoce su destino. mira al frente.
escribe un verso o dos. se acuesta tarde.
sueña despierta. vive. duda. ve.

otea el horizonte.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Presentación mañana martes 11 de Mangueras rojas y azules: Centro Cultural Tomás y Valiente, C/ Leganés, 51 Fuenlabrada a las 19h30 en el Espacio de usos múltiples (importante, porque el centro cultural es enorme y no hay una entrada común para todo...). Cerca de las taquillas y lo que antes era la Cafetería. Preguntar a los de Seguridad, porque me parece que no hay ningún cartel que diga Espacio de usos múltiples...
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Destino definitivo: Parla.

jueves, 6 de mayo de 2010

Una de chica en órdago

Que no te temo, amor, que pintan bastos
que no te tengo miedo.
El miedo acalla a voces
preguntas con respuesta.

Llevamos una mano regular.

El miedo cierra
las puertas que nos quedan por abrir.

Descompone los mapas y el deseo
y endereza la vida
y rompe el sueño
y diluye en vinagre el plan de viaje.

Y en los viajes por hacer está tu boca.
Ya no digo tu boca cuanto antes.
Digo sólo tu boca. Y en tus viajes
está a medias mi espalda por hacer.
Mi espalda empieza
cerca de la casilla de salida.

Tú sabes dónde es. Tira los dados.
___________________________________________________________________
en los viajes por hacer está tu boca: tercer intento de poema con este verso. Este fue el segundo y el primero se perdió porque no pasó la primera crítica. a ver si lo encuentro.

Los pecados de la carne

Uno. O dos.

En viernesanto comí carne. Ternera estofada, picando las verduritas muy finas y con mucho amor para mis huéspedes, 3 niños saturados de pescado la noche anterior. Se miraron entre sí y me preguntaron cómo se había matado a la vaca. No lo sé -yo no sabía-. Pero, ¿le cortan la cabeza entera? ¿le hacen sólo una raja en el cuello? En cualquier caso, seguro que no dicen la oración que hay que decir, concluyó el mayor. Seguro que los que trabajan en el matadero son españoles y no saben árabe, así que no pueden decir la oración...

Y no se la comieron.

Más.

Miré a la terraza del 4º, la que está dos plantas por encima de la mía, donde antes había un burdel que al final cerró, y vi ropa tendida. Nuevos vecinos, pensé. Pero ya me he resignado. La ropa tendida eran cuatro juegos de sábanas. Grandes. Otra vez.
______________________________________________________________________________
Rescatado del Planeta imaginario de Txe Peligro. Parece esto la operación rescate de las cajas de comentarios, esta vez en la entrada Matadero. Cuando abrí el blog, mi Cicerone particular tenía una lista inacabable al margen del suyo de blogs amigos. Le dije: no pienso visitarlos todos. Dime uno nada más. Y me dijo dos palabras: Txe Peligro. Le alabo el gusto. Y se lo agradezco, vaya. No dejéis de ir. Bien por la prosa y bien por el verso. Y esas especie de columnas que escribe.

domingo, 2 de mayo de 2010

Mangueras rojas y azules llegan a España


Interrumpimos el parte de guerra para anunciar la presentación inminente de MANGUERAS ROJAS Y AZULES en España. Un libro colectivo de autoras de Argentina, Bolivia, Chile, España, México, Perú y Uruguay cuyos poemas se leen en círculos selectos (pequeños), pero con muchos acentos distintos.

Será en Fuenlabrada el martes 11 de mayo , en el Centro Cultural Tomás y Valiente, C/Leganés, 51, a partir de las 19h30. Que para los que no lo sepan es la hora a la que pasa la ambulancia y nos saluda con la sirena a todo trapo a la hora de leer más o menos en el taller literario que conduce con infinita paciencia y sabiduría María José Palacios los martes en el centro cultural.

David Giménez, editor de Los libros del Imperdible (Zaragoza) nos encontró en la red y nos fue enredando con las Mangueras, que vienen de las mangueras con las que enredaban los cronopios en la fábrica de los famas en en un cuento de Cortázar.

Me gusta pensar que David fue dejando ahí las Mangueras y nosotras las llenamos de las cosas más variopintas, y fueron saliendo disparadas, como salen las mangueras cuando se dejan volar. Me gusta pensar que Cecilia Sainte-Naïve les dio forma, las fue trenzando y destrenzando hasta conseguir una cabellera de mangueras rojas y azules soltada al viento, que fue capaz de maquetar y poner en papel Gustavo Wojciechowski "Maca".

Las Mangueras las llenan versos a distinta presión y temperatura de Yllari Chaska, Celeste Diéguez, Laura Alonso, Ángela Vera, Jessica Freudenthal, Magalí Jorajuría, Karen Plata, Paula Ilabaca, Pamela Romano, Denisse Vega Farfán y La cónica, que viste y calza.

El caso es que además de presentación, queremos que se trate de una fiesta, y no hay fiesta sin músicos: Calamidad García, Raúl Díaz al chelo acompañando algunos poemas, Juanjo Hernández, de Toksnov...

Nos gustaría que los poemas de las Mangueras no fueran los únicos de la fiesta, así que habrá micrófono abierto también para que los asistentes puedan dejar su poema en el micrófono y si está en papel, en la carpeta roja o azul, la que más les guste...

Pues nada, que quedáis invitados. Desde Madrid, Fuenlabrada no está lejos (veintipocopico minutos desde Atocha en Cercanías).

sábado, 1 de mayo de 2010

Retomando posiciones

Parte de guerra:

DELGADUCHO: RENEGANDO DE BANDERAS BLANCAS
LA CÓNICA: SÍ A LA GUERRA
D: Y TRAS REPLEGAR ESTANDARTES
LC: DOTACIÓN DE ARMAMENTO
D: BAJO FUEGO DE MORTERO
LC: RETOMANDO POSICIONES

Llego a la cama luciendo la derrota.

y no te digo:

la metralla de horror y la vigilia
me atraviesan el tórax y el abdomen.
negociaba la sombra, atacó el sol
me cuarteó los labios y la piel
me redujo las ganas a ceniza.

y tampoco te digo:

esta que ves aquí, la que te mira
desde las cuencas vacías no soy yo.
es lo que queda de mí, algunos restos
de cuerpo y voluntad. sólo es la parte
que no ha podido desertar a oscuras.

no te lo digo. no lo digo. no

porque llego luciendo la derrota
amasijo de carne y de metal
y te encuentro de guardia aquí en la orilla
dispuesto a combatir.

no hace falta decirte no dispares
porque tú no disparas, porque ves
el abismo delante de mis ojos.

no quiero ni morir ni matarte esta noche
porque no muera en las yemas de tus dedos
la línea de fuego que dibujas
a lo largo y ancho de mi espalda.

no llego a la batalla esta noche
pero llego a la cama, que no es poco