sábado, 5 de junio de 2010

Miembros de la asamblea, con la venia

Antes de levantar la voz he decidido
aclarar por escrito algunas cosas
que me sirvan de punto de partida
por si mañana pierdo la memoria
o pierdo la conciencia de mí misma.

Quiero dejar constancia, así que escribo,
que no sé bien a dónde pero voy
que en el billete de ida que llevamos
no está escrito el destino
que parte del camino será a pie,
que el paso a paso lo daremos solos
que yo lo sé, que yo camino sola
aunque declare la soledad en quiebra.

Escribiré también
que sufro aún algunos desengaños.
Que soy mujer de órdago.

Órdago a casi todo, demasiado órdago.
Órdago porque nunca tuve miedo a perder.
Órdago por el miedo de mirar bien mis cartas.
Por miedo de ganar,
órdago y que se rompa la baraja
órdago y de cabeza a la piscina
órdago y con un dedo de la mano
dejo caer el rey.

Quiero que conste, que quede por escrito
que sé bien que la vida no es un juego
ni un combate ni un parque de atracciones.
Que habito una madeja enrevesada
por la contradicción. Que pierdo el hilo.

Que el horizonte se llena de ceniza
aunque no haya un volcán
y que otras veces
el sol sestea en mi hombro quieto y tibio.

Que me quedan por hacer algunos viajes
que nunca acabaré de construirme
pero si puedo preferir, prefiero
reparar una pared torcida
que tener que apartar todo el escombro
o buscar el firme bajo el cráter
que dejó una explosión.

Esto y más que esto escribiré
esto y más que esto escribo.

Y después, porque vivo en este mundo
regido por el turno de palabra
donde puedo decir lo que yo quiera
sin peligro, que nadie me hará caso,
levantaré mi voz irrelevante
y diré lo que tenga que decir.

12 comentarios:

La cónica dijo...

mmm... igual, en resumen, habían bastado la primera estrofa y la última...

koldo dijo...

grandes declaraciones, pequeñas sombras...

Ex-compi dijo...

Nunca seremos conscientes de la libertad que nos inunda, el poder decir, el poder pensar, el poder expresar lo que mejor nos venga y poderlo dejar escrito.
La vida es un estar sin saber muy bien el qué pasará.

Orologiaio dijo...

a-mén

Jasonia dijo...

No dejes de proclamar tus verdades al viento, o al blog. Te haremos caso.

Besos.

P.D.- Te he dejado un comentario en mi blog. Gracias por pasarte. Nos leemos.

nrq dijo...

tengo una amiga que un dia me escribio sobre el miedo:
"sin miedo, y si lo hay, hay que acabar con él. podremos morir de angustia, morir de hambre, nos puede partir un rayo, pero de miedo nunca, nunca morir de miedo".
ordago al juego aunque no seas mano!!
(hasta que se descubran las cartas tendras un subidon)
bss,

La cónica dijo...

mmm...

pero de miedo nunca... seguro que tu amiga también escribe, y escribiendo esto me he acordado, órdago y horizonte, y ceniza y viajes y soledad y combate, yo creo que me la encuentro en el espejo, a tu amiga, por la mañana. me faltó la cicatriz, pero por lo demás nada nuevo bajo el sol tibio en el hombro: levanto mi voz irrelevante, solamente.

te escribí aquello en un comentario, seguro. rescatado a tiempo, no habría tenido que escribirlo otra vez...

aunque me repita bastante aquí, va cargada de intención la cosa, estoy pensando reco-pilar algunos poemas... veremos en qué queda todo.

un beso

La cónica dijo...

otra cosa, que paso de subidones, no sé si sabes cuánto. que huelga decirlo y que mañana, huelga.

Pilar_RDT dijo...

Toda una declaración de principios. Profundo, sencillo, complejo, perfecto. Me encanta, como todo lo que escribes.
Un beso

La cónica dijo...

Pilar, toda una declaración de principios, sí. Nada nuevo, supongo, desde la última. Pero esta es por escrito.

Siento lo del espectáculo del martes pasado, y mañana no nos vemos, que estoy de mani... pero a las próximas cañas invito yo, eso que quede por escrito también.

Anónimo dijo...

Hay tanto de todo en estas aclaraciones que, al final, se ve uno desbordado por la magnitud de la asamblea.
Te llamas LC y lo escribes y te quedas tan pancha y te vas a por la siguiente entrada, pero si te llamaras Joaquinsabina y lo acompañaras de un poco de guitarra y nada de voz estarías vendiendo discos a puñados y saliendo en la tele.
La asamblea, que reparte así los méritos.

Que soy mujer de órdago es un derroche, me encanta.

La cónica dijo...

no tengo mala voz, me dicen, aunque pierdo el tono continuamente, necesito siempre que alguien me arrope. La guitarra no sé ni sostenerla dignamente, pero si tú tienes guitarra y te atreves (órdago!) podemos probar.

saludos