domingo, 28 de enero de 2007

Viaje por el interior


Con el traqueteo

el café se removió

en la taza sin salpicar.


Cada gota, minúscula,

encajó en otro sitio del puzzle.


Al mirar la taza la hallaron igual.


Medio vacía, medio llena,

medio insulsa, medio dulce quizá,

caliente o fría, pero, en todo caso,

incapaz de explicar

por qué, cómo ni cuando

se removieron sus entrañas.
Brouwer, perdona por la errata.

jueves, 25 de enero de 2007

Mezquindades


Soy cruel.
Soy ruin.
He sido miserable.
Tú eres de luz,
ahogas
la negrura de mi alma
y me enseñas que, con todo,
soy hermosa.

martes, 23 de enero de 2007

Aterrizando.

Sana y salva.Contenta. Agotada. Entusiasmada. Enamorada de Praga. De sus puentes.De sus músicas. Del potaje de lenguas diario (rico y enriquecedor).Reconciliada conmigo. Un poco más.
Batallando con el sentido de la orientación (perdiendo). Pensando si me meto en más berenjenales de los que tengo ya. No lo sé. Pueden ser muy gordos. Igual me faltan fuerzas. O igual no. Con horizontes abiertos. No demasiado, nunca es demasiado. Aterrizando. Sin querer dejar de volar, pero aterrizando en esta tierra de tildes y de eñes.

lunes, 22 de enero de 2007

Me faltan abecedarios

Quiero Agua con reflejos de luz
y Bebida sin gas, prozym.
Cruzar corriendo en los semaforos.
Quiero tus Dedos en mi piel,
Espejos traviesos,
un Futuro incierto,
Quiero Galimatias sin resolver,
Quiero decir Hijo de puta, si se tercia.
Ilusiones imposibles...
Quiero Jugar con las palabras
y Kikos (maiz frito ya)
la Luna entre los arboles,
quiero Manzanas del pecado
Gnognerias a cucharaditas
Quiero un Oso de peluche para dormir mejor
y Perderme en los Puentes de Praga
Quiero el Quiosco que quitaron de mi calle
y Reir a carcajadas.
Quiero que me Sonrias con los ojos
y Traqueteo de Trenes
Utopias que no decaigan,
Vlatva
What a Wonderful World
X = ? Sorpresas te da la vida.
Yodo en las magulladuras.
Zzzzzz, cuando toca.

jueves, 18 de enero de 2007

A solas con Praga

La ciudad donde vivo no es hermosa. La conoci viendo a los adultos de rodilla para abajo. Algunos lugares han encogido en este tiempo. Otros no eran y ahora son.

A Madrid, gigante cercana, le debo paseos y versos. A veces me engulle con sus tuneles y sus muchedumbres, pero creo que me quiere.

Barcelona solo me ense;a su cara mejor.

A otras les dije solo: desnudate, que voy a hacerte fotos de los lunares y los tatuajes (se donde los tienes), y despues dire que fuiste mia.

Por eso, aunque ha habido otras ciudades, con Praga me siento virgen. Me va alimentando, no la devoro, ni le busco solo el lado mejor. Llegue sola y a solas me encuentro con ella un rato cada noche, pero no es soledad, es un ten con ten. Los detalles peque;os dibujan la imagen que tengo de ella: La musica, los puestos callejeros de comida, los tranvias, los mendigos, (la cerveza...?). Me reconcilio con las calles "tomadas" por turistas. Son un hervidero de culturas, de lenguas. Es jugosa esta mezcla.

La ciudad me guia, me ensegna lo que quiere. Me enreda por el mismo luga tres o cuatro veces. Otras, me muestra un rincon que fotografie ayer. Salvo fuerza mayor, no saco el plano. Ella no es pudorosa, se desnuda y muestra las marcas de luz en el aua del Vlatva y otras bellezas que me callo. Pero no es un desnudo forzado.

Entre ella y yo hay algo mas que trabajo, algo mas que ocio. No es tampoco turismo. Yo que se, es otra cosa.

Las ciudades son libros que se leen con los pies

viernes, 5 de enero de 2007

La luna entre los árboles

Mañana de bullicio.
Mediodía, hastío.
Ronda la nube negra
toda la tarde.

La tormenta está encima,
digo, el tormento.
Y pesa.
Y es mal amante.
Y se va como vino.

Queda la noche clara
para los versos,
para los sueños.
Queda también la luna,
entre los árboles.

jueves, 4 de enero de 2007

WHITE LABEL (BLANK LABEL?)

En la esperanza
de no perecer del todo,
harta
de una existencia rancia,
escribo.

Escribo y quiero
mudar la piel
como hacen las serpientes,
darme a beber viva,
no mostrar sólo
las marcas de agua,
las cicatrices,
sino la esencia.

Y quiero
aparecer de pronto,
sin definición, sin prospecto,
libre, sin nada que perder
y, por favor,
con la etiqueta en blanco.

Aritmética

Hay terremotos.
Sismógrafos, medid.
Así no oigo el estruendo.
Así no duele tanto.

Hay muertos.
Contad cuántos.
Así no huelen.
Así no duelen tanto.

Contad, medid,
cread un mundo insípido.
Cuantificad, tal vez
tenga un sentido.

martes, 2 de enero de 2007

SMS

Perdí el móvil el miércoles pasado. A los dos días, el síndrome de abstinencia era brutal. Recorrí tiendas y más tiendas hasta encontrar un sustituto con el mismo número, eso sí, pero sin mi agenda.

El aluvión de sms de fin de año fueron, casi todo, anónimos en serie. Me sorprendió uno:

"En mi vida que es noche oscura, desnuda, pesadilla,
tu eres estrella estraña, cariñosa, marabilla."

Sospeché que era un original. En el taller hemos empezado a bromear en verso, pero nadie tiene mi número, lo que reduce la lista de candidatos a Álex y Maxi. A los dos les gusta flirtear vía sms. Descarto a Maxi, exquisito con la ortografía. Debe tratarse de Álex.

Respondo sin pretensiones:

"Q mensaje tan hermoso,
tú siempre tan cariñoso,
muy tarde no te acuestes,
mañana, la San Silvestre"

El tal Álex, además de un poco crápula, es un atleta. Escribe al poco:

Pienso en ti!

Touchée. Cruzan mi mente ráfagas como " también tiene sentimientos", "qué injusta he sido", "dijo que le trajera un recuerdo de Praga"...

Lacónica, respondo: "Eres un poeta"

Mi yo más pragmático mira la agenda de papel, donde el atleta tiene un rinconcito, y compruebo que su número no coincide con el del romántico anónimo. Para salir de dudas, llamo al romántico, que resulta ser un búlgaro entrado en años. No habría querido yo darle carrete. Se agolpan las sensaciones: dos son frustración y náusea.

Álex, querido, olvídate de que te traiga nada de Praga. Creo que no volveremos a quedar, aunque la carne es débil. Ya veremos.

Mi móvil suena. Un sms precioso, anónimo. Ortografía impecable, referencias a Schumann. Es Maxi, está claro.

Tngo q cntstar. Xao. Bss