jueves, 17 de junio de 2010

Lila y Flag (fragmento), de John Berger

Desde que "me llevó a verlo" mi amigo A, en una exposición en La Casa Encendida, From I to J (homenaje de Isabel Coixet a John Berger), me fascinó este hombre. He buscado algún extracto del documental de Isabel Coixet, en el que aparecen nítidos el escritor y la fuerza de su mirada y sus palabras, desafiando a la edad. A me trajo la última novela de una trilogía de Berger, Lila y Flag, y hoy se la devuelvo. Pero no quería dejar pasar la ocasión para guardar y compartir este diálogo. Espero que, aunque un poco descontextualizado, os guste.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
[...]

Qué desea, señor, dijo el crupier sonriendo. ¿Juega para perder?
¡No!
Para ganar, entonces. Desea ganar.
No, apostar.
¿De verdad quiere apostar?
Sí, arriesgarlo todo.
Los pasajeros aquí tienen poco que arriesgar, señor.
Encontraré algo.
Si quiere comprar fichas, ahí tiene la banca, señor.

[...]

Mira, Kadour, tengo que apostarlo todo.
Entonces dime con qué vas a comprar las fichas.
Tengo un piano en el camarote.
El niñó, sin dejar de sonreír, movió negativamente la cabeza.
Si gano, dijo Naisi, suponiendo que gane, tengo que llevarme un buen pico, una cifra con muchos ceros, Kadour.
Si quieres ganar, te daré cinco fichas; si quieres perder, te daré cincuenta. No tienes que comprarlas.
No, respondió Naisi, tengo que apostar. ¿No lo entiendes? Si gano, quiero decirle a mi hermana -seguro que te acuerdas de Zsuzsa; debe estar por algún lugar de este barco-, cuando la encuentre, quiero decirle: Toma. Es tuyo. Cógelo. Cómprate todo lo que quieras... ¡Todo!
Bueno, pero ¿con qué vas a comprar las fichas, Naisi?
Naisi dudó. Tenía los bolsillos vacíos. Oía girar la ruleta detrás de él y se imaginó cómo subiría hasta Zsuzsa, quien probablemente en ese momento estaba bailando en la sala de baile, y cómo le daría un golpecito en el hombro...
Vale, dijo finalmente, tengo una idea. ¿Puedo apostar mi lugar en esta historia? ¿Puedo comprar fichas con eso?
El niño se lo quedó mirando asombrado.
Si pierdo, que me borren.
El niño le dio cien fichas.

[...]

1 comentario:

una vida lo que un sol dijo...

me encanntaaaa...
yo quiero leer ese libro,
beso!