lunes, 31 de diciembre de 2012

Versos recortados

Terminamos el año a falta de unas letr
los recortes, también, se traducen en est 
Para el año que viene recortarán vocales 
de palbras centrles sin imprtncia alguna 
lascomaslosespaciossilenciosysuspiros 
las palabras de amor, los besos, las miradas 
y será la poesía una desconocida 
escrita sin papel y sin tinta y sin ganas... 
un mísero silencio de puntos suspensivos...
...
...
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
A raíz de un juego de palabras de David, sobre los últimos poemas últimos que escribiremos

domingo, 23 de diciembre de 2012

A un profesor de Matemáticas, en su jubilación

Eres un caballero que ha servido fielmente a la causa no sé si más noble pero –seguro – más árida y temida del currículo: las Matemáticas.
 
Antes que nosotros, igual que nosotros, muchos profesores han intentado salvar las barreras que separan a gran parte de nuestros alumnos del saber matemático.
 
Tú mismo, en estos años, has explorado todos los recovecos desde los que se puede tender un puente, horadar un túnel en esos gruesos muros que levantan las inseguridades y, en ocasiones, el estupor paralizante de los estudiantes ante las Matemáticas.
 
Has luchado en buena lid contra todos los dragones: el dragón poderoso de las lagunas de base, o el de la falta de constancia y de atención. Has querido acrecentar la confianza de tus alumnos en sus propias posibilidades y, para mejorar su razonamiento lógico, has llegado a convertirte en director escénico, asignándoles papeles de caníbales y soldados y haciéndoles cruzar de un lado a otro el río imaginario que fluía por la clase.
 
Te has quedado recreos y tardes guiando a tus alumnos, buceando en las profundidades más oscuras de las Matemáticas y, ¿cuál ha sido el resultado? Dispar. ¿Acaso se han pertrechado todos de las herramientas adecuadas y han colonizado el universo matemático? ¿Merece nuestra ciencia tanta dedicación?

La respuesta –por si alguien no lo sabe – es sí.
 
Mucho se dice de su utilidad práctica pero a ti, como a mí y a muchos otros, reconócelo, lo que te ha seducido de las Matemáticas es su belleza destilada, la elegancia de sus formas, la precisión de su lenguaje, su rotundidad. Sus verdades, al tiempo secretas y evidentes.
 
Las Matemáticas te han dado algunos quebraderos de cabeza, algunas pequeñas frustraciones, pero grandes momentos, también. Muchas veces se les resiste a nuestros alumnos algún concepto. Un problema no acaba de salir pero, de pronto, el alumno cae en la cuenta, cambia el gesto y –por fin –
comprende. Es una iluminación prodigiosa. Una satisfacción para ellos y para nosotros. Total y absoluta en ese instante .
 
Que esos momentos se graben para siempre en tu memoria y recuerdes cuando, después de un esfuerzo importante por comprender, tus alumnos decían: “¿Eso era todo? ¿Y ya está? ¿Así de fácil?”

sábado, 15 de diciembre de 2012

Capuletos y montescos

Romeo subió al tren de Cercanías y claro, también subió Julieta. Desde mi posición privilegiada, traté de no perderme un gesto escondido, una mirada cómplice. Sus palabras me llegaban tiernas, pero confusas por el velo del sueño. Aún era temprano. Envuelta en esa atmósfera que los enamorados dibujaban, me dormí.

La señal de apertura de las puertas anunció la llegada a mi estación. Salí al andén de un salto. El tren marchó y en él quedaron, jóvenes y hermosos, Romeo y Julieta, amén de otras Obras escogidas de William Shakespeare, Cátedra, 2005. Tomo II.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Microrrelato sin premio ni mención alguna, 99 palabras. Impreso, acabó envolviendo un fajo de exámenes ayer y he pensado subirlo aquí antes de que se pierda para siempre. Al fin y al cabo, por eso abrí este blog, para guardar las palabras que ando perdiendo...


 

viernes, 31 de agosto de 2012

Templando

Intento afinar las cuerdas, encontrar el tono, proyectar la voz. Quiero cantar la belleza de los días: los que son, los que fueron o los que vendrán, sin teñirles el pelo ni vestirlos de luto, sin trucos melodramáticos, sin exagerar. El retrato requiere atención, sosiego, tiempo y buena luz. Cuidemos las pequeñas alegrías. Y las grandes también. Los bocetos, aquí.

domingo, 17 de junio de 2012

La boca del lobo

La boca del lobo escapó del cuento
me mordió la mano y no me quejé.
Fue por prudencia o por urbanidad.
Con la certeza de que serían
mordidos mucho antes que después
no alarmé siquiera a los vecinos.

No me frenó -saben- la cobardía.
Fue por civismo, por educación.
Decidí aparentar normalidad,
me puse a ello y la aparenté.
No abrí los ojos, no evalué los daños.
No mereció el suceso titulares
ni fotos a color ni teletipos
ni comentario alguno entre borrachos
en las tabernas de la desolación.

Camino a casa apreté los dientes
para sobrellevar la vil punzada
del silencio horrible y sostenido
del dolor sordo y mudo, infatigable.

Ando al acecho de una mano incauta
que llevarme a la boca cuanto antes.

No espero que comprendan, ¿para qué?
Espero impunidad y compostura.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Taller: cinta adhesiva.

miércoles, 13 de junio de 2012

Un Relato Muy Bueno


Romeo subió al tren de Cercanías y claro, también subió Julieta. Desde mi posición privilegiada, traté de no perderme un gesto oculto, una mirada cómplice. Aún era temprano. Las palabras tiernas enredaban jirones de sueño en mi cabeza. Envuelta en la atmósfera que los enamorados dibujaban, mecida por el tren, me dormí. La señal de apertura de las puertas anunció la llegada a mi estación. Salí al andén de un salto. El tren marchó y en él quedaron, jóvenes y hermosos, Romeo y Julieta, amén de otras obras escogidas de William Shakespeare. Cátedra 2005. Tomo II.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
99 palabras en tren, para no perder la costumbre. Nunca he salido ni entre los 999 mejores, pero da igual, van seis ediciones y es una cita obligada. El título no es mío, he de decir.



martes, 24 de abril de 2012

El color de las cosas verdaderas

Suspiré azul.
La calle aquella se llenó de frío.

Llovía pan.

Salieron las mujeres.
Salieron los hombres azulados
a tender los paraguas amarillos.

Pan sin sustancia.

Bocas abiertas. Paños calientes.
Bosque sagrado. Postes de luz.

Abrir la boca y enseñar los dientes.
Morder la luz y respirar el agua.
Huir del calor de la fiebre.
De sus mentiras.

domingo, 22 de abril de 2012

Anuncio sintáctico.

Futuro imperfecto, voz pasiva busca sujeto imperativo plural que le saque de oración subordinada. Coordinación inmediata. Abstenerse condicionales y  pasados perfectos. Se valorará sujeto paciente con agotada paciencia, disponibilidad para la yuxtaposición y la voz conjugada en el común de un grito. O de un silencio.

martes, 13 de marzo de 2012

Contra el silencio

Mude tu boca.
Mude su forma.
Ábrase.
Y brote el aire
impulsado por el diafragma.

Cobren sentido
-por un momento-
las palabras pensadas.

Suene tu voz.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Solución a un problema en 5 líneas.

martes, 28 de febrero de 2012

El silencio

Con la colaboración de 629 en el título y klarines en la bibliografía imprescindible: Casa tomada, de Cortázar. Si no lo has leído, lo tienes que leer, y si lo has leído ya, nada tengo que decirte, vas a hacer clic para releerlo, seguro...


Cuando era pequeño, nos afanamos por ignorar su existencia. Retomamos los paseos matutinos de domingo tomados de la mano. Intentamos fijar toda la atención en la primavera y sonreír y suspirar mucho, como dicen los manuales. En vano.

Crecía, inexorablemente. Era como un dolor agudo en el hombro: una molestia súbita y frecuente, insoslayable, a la que preferíamos no dar explicación. Por momentos volvían a nosotros los semblantes graves, las respiraciones normales. Estábamos dispuestos a sobrellevarlo a base de esfuerzo. No era tan fácil.

Ahora lo invade todo como un gas. Ocupa el tiempo y los espacios. Andamos azulados por la casa o por los túneles del metro. La mirada perdida en los anuncios de cruceros del periódico, pensando en el naufragio del buque aquel.

No sabemos si explotará, y nosotros con ello, o si nos dejará indemnes. Si volveremos a conquistar los espacios o no. Tampoco queremos aventurarnos a hacer conjeturas.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Ej. Cuando era pequeño,...

Necesita un giro. Se pierden las imágenes del principio a partir del segundo párrafo. Hace como un "clic" y desconectas. Falta algo que "nos tire hacia el texto", plasticidad. Hay un vocabulario evocador y buenas imágenes, pero falta que formen un dibujo "que se vea". Concretar. Revisar título.

Yo me acordaba de It y de Casa tomada, pero no se ve que eso que crece no es una persona, al principio, y cuando se empieza a ver el personal se pierde. Para rehacer entero, vaya...

Libélula

Si no sabes volar, queda la tierra.
Queda la sombra inmensa que la habita.
Ciega de sol y ávida de agua.
Barro desierto que poblar de sueños.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Vuelve el taller tras una larga pausa. Si no sabes volar y cinco nombres: tierra, sombra, sol, agua, barro.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Variantes con la última palabra: vida/ dudas/ días/ abriles/ ruinas... me decido por sueños en el taller, pero me gusta más ruinas.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Falta un poco de música, falta "que vuele". Muy denso, my profundo, demasiado abstracto, quizá por los sustantivos. Necesita, en conclusión, una burbuja de aire fresco.

martes, 21 de febrero de 2012

Principio de autoridad

Te lo digo por tu bien. Para que aprendas.

Que te calles. Que te sientes.
Que dejes de mascar chicle.
Que te guardes el espejo.
Que no juegues con el móvil.
Que te quites ya la gorra.
Que apoyes las cuatro patas
de la silla sobre el suelo.
Que dejes la percusión del lápiz sobre la mesa.

Suena como un estribillo
antes de empezar la clase.

Te resistes, pero sabes
que yo soy la autoridad.
Y al final me impongo yo
y no queda más remedio
que sacar factor común
en la expresión algebraica
o dibujar el conjunto
solución sobre la recta.

Y aprendes. - ¿Así de fácil?
- Así de fácil, te digo.
Y cuando aprendes, te callas
y cuando aprendes, te sientas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Escribo poco, pero es con la intención, cada vez que hilo cuatro palabras, de hacerlo más a menudo. Escribir ayuda a perfilar las ideas, a ordenarlas. Gran parte de la realidad que me interesa la conozco, por otro lado, por la radio y los periódicos. Temo hacerme eco de todas las consignas, de los lugares comunes, de los comentarios de tertulia y hacer de lo que escribo evidente panfleto, como diría Silvio Rodríguez. Peor sería enmudecer y que se malograran el sentir y las ideas. Me siento un poco intoxicada a veces, como obligada a leer bajo los titulares de los periódicos pero necesitando saber qué es lo que dicen.

martes, 24 de enero de 2012

Urdiendo el rescate

Pienso en el mar y te apareces tú
de azul celeste y de coral vestida
Penélope que teje un manto con estrellas.

Deseo escucharte tu canto bien trenzado.
Sal, Penélope, pronto, sal de Ítaca.
Te mando un helicóptero si quieres.

Espero tu llegada, aunque improbable.
Que un ruiseñor te lleve mi llamada
y se abra la esperanza en la tiniebla.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.
Recupero el blog como borrador. Ejercicios del taller, versos a vuelapluma.

domingo, 22 de enero de 2012

No sé si soy buen puerto

Navegante de nortes imposibles,
buscando el sur en una piel morena
amaneces varado en mis orillas.

Cuando la calma reina por la tarde
descansas en mi playa y en mi sal.

Aseguras los cabos diligente
si la tormenta alrededor arrecia.
Conoces las mareas y los vientos.
Les trenzas los cabellos y la voz.

No sé si soy buen puerto.
Sí sé, porque lo dices, que estás muy bien aquí.

Algunos días claros dibuja el horizonte
contornos escarpados de islas imposibles
que contienen tesoros, que no quedan muy lejos,
que han sido deseadas, que están por fondear.

Y luego, dulcemente, vuelves a mi bahía
y vuelvo a ser espuma que acaricia tu espalda
y creo que no me cambio por isla misteriosa
y pruebas con cuidado de mi arena y mi sol
te duermes un instante antes de darte cuenta
de que sabe algo amargo lo que antes era miel.

jueves, 12 de enero de 2012

112

- 112, servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid. Le atiende Verónica. ¿En qué puedo ayudarle?

-Buenas tardes, Verónica. Igual me nota un poco nervioso. No cuelgue, por favor.

- Si está en mi mano ayudarle, lo haré con sumo gusto. ¿Cuál es su nombre, para poder dirigirme a usted?

- Me llamo Eusebio. Está anocheciendo. ¿Me escucha?

- Sí, le escucho.

- Estoy en la Pedriza y quedan pocos minutos de luz.

- No se retire, don Eusebio, le pongo en contacto con un equipo de rescate.

-No hay tiempo. La batería se agota. Tengo las coordenadas de mi ubicación en el GPS. Tome nota, por favor...

- De acuerdo, no se preocupe, ya me pongo después yo en contacto con el equipo de rescate.

- Gracias.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

- 112, servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid. Le atiende Verónica. ¿En qué puedo ayudarle?

-Buenas tardes, Verónica. Igual me nota un poco nervioso. No cuelgue, por favor.

- Si está en mi mano ayudarle, lo haré con sumo gusto. ¿Cuál es su nombre, para poder dirigirme a usted?

- Me llamo Eusebio. Está anocheciendo. ¿Me escucha?

- Sí, le escucho.

- Estoy en la Pedriza y quedan pocos minutos de luz.

- No se retire, don Eusebio, le pongo en contacto con un equipo de rescate.

-No hay tiempo. La batería se agota y he perdido toda referencia. ¿Me escucha, Verónica?

- Le escucho.

- Hace mucho frío y no llevo bastante ropa para aguantar la noche. ¿Puede oírme?

- Le oigo, sí. ¿Qué quiere que haga?

- Escuche, solamente. Tengo miedo. Llamaría a mi mujer, pero sólo puedo hacer llamadas de emergencia. ¿Me escucha? Verónica, ¿me escucha?

_________________________________________________________________________________
Dos conversaciones telefónicas que empiezan igual, pero tienen continuaciones diferentes...