martes, 27 de abril de 2010

Sí a la guerra

sí a la guerra cuerpo a cuerpo
sí al combate en primera línea.
exploren el terreno, soldados
ataquen por los flancos
o por la retaguardia.

abran fuego!

no se rindan, soldados
mientras quede una pulgada de piel
que pida guerra.

no se rindan, soldados
hasta caer rendidos.

y después de vencer en la batalla,
después de sucumbir deshechos
heridos, exhaustos, es decir, vivos,
rompan filas, descansen armas
pero no se den mucha tregua.

___________________________________________________________________________
Basado en el poema de Delgaducho "Renegando de banderas blancas". Me encantó el poema y la idea. Pasen y lean.

3 comentarios:

Delgaducho dijo...

Que grande eres!!! Me concedes un honor que no merezco.
Magnífico texto, como todos, como siempre, esta tuya si es una batalla para los anales de la historia.

La cónica dijo...

En esta casa, piropos bienvenidos, siempre. Me gustan mucho estos poemas últimos que estás escribiendo con el lenguaje de la política y de la guerra. con el amor y el sexo que les dan la vuelta.

...Es en este momento en el que descubro (estupefacta, no me lo esperaba...) que la guerra aún no ha terminado.

chucho dijo...

Me gusta desde el comienzo, con esa llamada hacia la agitación que es "sí a la guerra cuerpo a cuerpo", hasta la promesa de más batalla con el verso final.

¡No se rindan hasta caer rendidos! ¡Buenísimo!

Se queda uno medio torcido, mascullando Maldición, ¿cómo no se me ocurrió a mi esta metáfora?