jueves, 29 de octubre de 2009

Una historia en cinco líneas

Después de tantos años de enarbolar la misma bandera estéril, Carlos empezó a consentir. Compró un ciclomotor para su uso privado y exclusivo. Fue contratado por una multinacional y alargó la jornada y el sueldo con horas extraordinarias. Su hija aprendió que pi es más que tres catorce en un colegio de prestigio. Invirtió en bolsa. Dejó, en definitiva, de ser un rojo.
_____________________________________________________________________
Que contenga rojo /estéril / bandera / consentir / Carlos / tres catorce (ó pi)


8 comentarios:

Orologiaio dijo...

... para quedarse en un cómodo rosa pálido que a nadie escuece.

Clara dijo...

Después de tantos años de enarbolar la misma bandera estéril, Carlos empezó a pensar. Arregló una bicicleta para su uso y el de otros. Encontró un trabajo que le gustaba y que creía importante. Su hija aprendió que pi es más que tres catorce en un colegio y muchas más cosas en la calle y en casa. Invirtió su tiempo en proyectos bonitos. Dejó, en definitiva, de ser infeliz.

La cónica dijo...

En el clavo, Orologiaio.

Mucho mejor tu historia, clara-mente. En la mía tenían que estar rojo y consentir ... aunque eso no te creará el menor problema. ¿Qué tal la Bici Crítica?

Clara dijo...

Muy bien la BC, ya te cuento en persona... El caso es que crecemos como la espuma.
mi historia no tiene mérito, es dar la vuelta a las cosas, que en tiempos de crisis tenemos la ocasión de plantearlo...

una vida lo que un sol dijo...

Para mí, la mejor historia contada en 5 líneas de la tarde.
Un beso La (ahora de camino a nadar)

La cónica dijo...

Una, me dejé las gafas en casa. Pero las ganas no me las dejé, así que nadé de todos modos, a espalda. Luego, con los ojos clorados de las salpicaduras, me puse una peli: El mismo amor, la misma lluvia. Genial (la peli, claro, los ojos regular na más...). Gracias!

Rodrigo dijo...

¿Es Carlos el nombre del brasileiro que se casó con Inés, que dejó a Martín Romaña por no ser lo suficientemente rojo?

La cónica dijo...

No sé si lo es, pero bien podría serlo. No he leído la novela, Rodrigo, pero me tomo el comentario como una recomendación.

Obrigada