jueves, 15 de octubre de 2009

Problemas que hacen pensar

Fernando no es normal. Lo dicen mis compañeros por los pasillos. Lo dice su agenda, llena de notas para su madre. No aprovecha la clase, firma su profesora de inglés. Y es una pena, porque es de inteligencia viva. Como no para quieto, su tutor lo ha sentado en la primera fila, solo. Pero él se va a buscar una escoliosis de tanto volverse hacia sus compañeros. La profesora de lengua le ha mandado un cuadernillo de caligrafía como a los niños chicos, porque tiene muy mala letra. No tiene paciencia para escribir. Es de esos niños que no paran de jugar. Juega con todo lo que tiene a mano. Si no tiene nada, juega con el aire. Le encanta aprender, pero jugando, claro. Trae a clase acertijos. Problemas de lógica para que se los ponga a los de bachillerato, me dice. A ver si los sacan. Y le da la risa infantil y traviesa.

Me he propuesto este año aprender a dar clase a los más pequeños. Enseñarles a guardar algo de orden. Yo, que soy caótica, les elijo el color del bolígrafo para los títulos y les mando copiar los epígrafes y los recuadros amarillos. Pero Fernando no copia. Dice que los profesores mandamos copiar para que pase el tiempo de la clase. Lo dice con una franqueza que amortigua la insolencia en su argumentación. Me aporta algo que me expliquen una palabra, dice. Me aporta algo pensar un problema. Pero copiar no me aporta nada.

Fernando es bueno en casi todo. Pero tiene mala letra, como digo. Y no quiere escribir. Sabe resolver los ejercicios pero no toca el bolígrafo. Se aburre, dice, porque ya los sabe hacer. Lo castigo a quedarse después de clase hasta que termine dos problemas por lo menos, y me dice que llame a su madre, porque él hasta las seis no tiene prisa. Se rinde al final y los hace en un minuto justo antes de que cierren el pabellón. Y puedo salir del órdago con la cara alta.

Lo he castigado a no proponerme acertijos hasta que no copie los recuadros amarillos. Y no los copia, porque no le aporta nada, claro. Yo le propongo que se los aprenda y los copie con sus palabras. Eso le gusta más. Y se los aprende, porque me los explica con sus palabras, pero no los copia. Algo voy a tener que hacer para que escriba, porque no sé cuánto tiempo podré aguantarme la curiosidad. Dice que tiene un problema muy bueno. Le diré que lo quiero por escrito.

De momento, ya me tiene pensando. Porque mi objetivo con su grupo es aprender a dar clase a los más pequeños. Él me hace pensar sin proponérselo. Yo le tengo que hacer escribir. Es lo justo.

14 comentarios:

una vida lo que un sol dijo...

un regalo de alumno, del que deberíamos aprender todos, La! aunque a veces te pueda sacar un poquitín de quicio.
Claro que hace pensar, ya lo creo que si, aunque se niegue a escribir.
un beso!

Kaos Baggins dijo...

me temo que ese niño necesita salir de alli urgentemente

¿le han hecho pruebas de CI? por que la gente con dosis de superdotado, en una clase corriente corren peligro de aburrirse y perderse

ese chaval necesita salir de ahi y que se le pongan retos que le estimulen, o corre peligro de fracaso escolar en cuanto se aburra

Orologiaio dijo...

Sin este tipo de etos, la docencia sería bastante más aburrida.

Los viajes que no hice dijo...

Estoy empezando a pensar que los anormales son sus profesores.

La cónica dijo...

un regalo envenenado, demanda tanta atención que es imposible atenderle. pero da qué pensar,siempre.

le han hecho pruebas de ci. le faltó un punto para entrar en el saco de los sobredotados. dice que falló las preguntas del final porque no quería que le cambiasen de curso. igual es un farol. los lunes por la tarde nos quedaremos a hacer problemas de lógica, espero que le estimulen, pero la sombra del fracaso es alargada...

Totalmente de acuerdo, Orologiaio. Ya os contaré.

Quizá utilicé mal el adjetivo. Él es normal, pero poco corriente. Nosotros queremos que lea, que escriba, que fije la atención...¿tan anormales somos?

Pejooe dijo...

Lo malo del sistema educativo (como el resto de sistemas, dicho sea de paso) es que no tiene la flexibilidad suficiente como para adaptarse a los casos/individuos excepcionales.
Una pena, yo veo un fracaso anunciado por un lado y un reto profesional por otro, buena suerte compañera, difícil reto el que te propones, Einstein dijo algo así como "si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo". Pues eso, a pensar!!

Svor dijo...

Animos!
Un beso grande

Lalaith dijo...

¿¡sobredotados!?

Rubicante dijo...

Una respuesta. Aun sabiendo que toda respuesta es parcial e imprecisa.
Digale que el ser humano, junto a sus ideas y habilidades se construye intersubjetivamente. Digale que el ejercicio de escribir es la posibilidad de comunicarse, con usted y sus compañeros. Digale que la practica es colectiva o que no es. Digale que asi, desafia al otro a ponerlo a su par, en vez de esquivarlo. Digale que si se aburre ayude al de al lado. Cuentele lo que a usted le paso: que enseñando es cuando mas se aprenda. Pongalo de su lado, así se deja de aburrir y puede crecer, haciendo crecer al otro.
Digale lo que pensamos todos los que escribimos... que es cuando escribimos cuando mejor nos entendemos.

La cónica dijo...

El sistema es un poco rígido, es cierto, pero nos deja manga ancha a los profes, que podemos echarle imaginación. Nos cuesta trabajar juntos (cada cual reina en su clase) y nos cuesta doblarnos. Somos de material flexible, pero nos queremos hacer rígidos por miedo a desmoronarnos... Gracias por la cita de Einstein, me la apunto!

Svor, ánimos no faltan. Los problemas con solución escondida me producen curiosidad y me lanzan adelante, como a todos, supongo...

Lalaith, una vez vino a mi instituto Alejandro Ruiz-Huerta, sobreviviente de la matanza de los Abogados de Atocha en 1977. Sobreviviente, decía él, no superviviente. No se sentía super-hombre, super-nada. Sólo había sobrevivido. Desde que lo escuché, utilizo sobreviviente y sobredotado. Superdotado me parece más una palabra para un anuncio de contactos.

Rubicante, gracias por esa respuesta que dice parcial. Aporta muchas ideas que están en el buen camino, creo. Él se pone a colaborar con sus compañeros espontáneamente, no es muy individualista, así que creo que por ahí tenemos un buen campo de acción. Como lo tenemos sentado solo, creo que hablaré con él para que ayude a un compañero al que se le dé peor la materia, muy buena idea. Para él será un premio poder tener un compañero al lado. Eso pensaba yo también, que debo ganármelo, porque tenerlo en contra no suele ser buena pedagogía y porque debo reconocer que parece tan tozudo como yo, aunque ya es difícil...

Gracias a todos!

Lalaith dijo...

La diferencia es que "sobreviviente" viene en el diccionario y "sobredotado" no.

La cónica dijo...

Lalaith, siento que sobredotado no venga en el diccionario, parece que eso te preocupa, pero creo que el significado es claro.

La cónica dijo...

Hoy lunes, Fernando ha hecho su primer examen de mates por la mañana y ha venido a clase de problemas por la tarde. El examen lo ha suspendido. Números naturales y divisibilidad. Por la tarde no ha parado. Pero no ha hilado argumentos consistentes porque los problemas no tenían resolución inmediata, y esta vez la dificultad, no el aburrimiento, lo ha llevado a molestar y a no sacar nada en claro. Pero ha escrito un poco, eso sí.

Lalaith dijo...

El significado está muy claro y no me preocupa que no venga en el diccionario, cosas más importantes por las que preocuparse hay. Pero es una palabra inventada.

Yo siento mis comentarios extraños e impertinentes. No los volveré a hacer.