lunes, 2 de noviembre de 2009

800 metros espalda (I)

Si yo fuera una cucaracha me adaptaría al frío y haría lo posible por anidar en el interior de una nevera. Preferiría una despensa, pero hoy por hoy, en este lado del mundo, despensas ya no hay. No soy una cucaracha. Soy Maripaz Rodríguez, y esto pone las cosas más difíciles. Para empezar, Maripaz no es un nombre de este siglo. Es como Utopía o Entelequia. Absurdo, peregrino.

Me dice la vecina del primero ¡qué gusto me da verte, Maripaz! Cómo se nota... y me lo dice casi sin echarme en cara que libro los jueves por la tarde, que vuelvo a menudo con maletas y que nunca le doy explicaciones. Se me encaja la sonrisa entre las mandíbulas como un rictus. Subo el piso que queda y lamento que el inmueble no tenga ascensor. Sería el toque de intimidad perfecto para evitar estos encuentros. Aunque la abro como un autómata, aunque todo resplandece bajo la luz blanca, nada en mi nevera puede hacerme feliz. Aunque mi vecina lo dude, no soy una cucaracha. Soy Maripaz Rodríguez, y eso pone las cosas más difíciles.

6 comentarios:

Nieves Santolalla dijo...

Maripaz bonita: se que eres una cucaracha. Yo tambien. Si quieres algun dia podiamos pasear por la escalera cuando todos duerman. Oye una cosita corazon:no te importara que pase unos dias contigo hasta que encuentre un buen cubo de basura para pasar el invierno? Puedo hacerte compañia, darte conversacion o hacerte las antenas si quieres. Ya si eso dime algo.

MariPaz dijo...

Nieves, me temía lo peor. Por eso no quise hablar de los 800 metros espalda. Me metí en la bañera y por más que quise nadar boca arriba no hubo modo. Me lo negaba. Me decía: no lo soy. No sé lo que quiero y cualquier cucaracha arrastrada sí lo sabe. Se me parte el caparazón, el exoesqueleto, vaya. Al menos, cuento contigo, ay!

Riol dijo...

Es extraño, pero me gusta, me llama la atención... saludalá, a la vecina, es un segundo y seguro que ella tiene para uan semana.. cada uno tiene su despensa donde congelar el tiempo

La cónica dijo...

Me alegra que te guste, Riol, aunque sea extraño. MariPaz seguirá contando sus cosas por aquí, de vez en cuando. Y la vecina, guardando los saludos en la joroba, para que le duren una semana, sí.

Bienvenido

winsis dijo...

Creo que con un texto bien extraño has conseguido despertar un interes y cierto aprecio por Maripaz igual de extraño.


besos guapa!!

La cónica dijo...

Me alegra que la aprecies, Winsis. Segunda entrega más arriba.