martes, 24 de noviembre de 2009

Torequie

Hoy, en el taller hemos desordenado un poema. 14 versiones ha habido, por lo menos. Se trataba de jugar con los versos, con las palabras. Buena forma de deshacer bloqueos. De esas que se mandan por correo a los escritores en blanco, para dar ánimos.

El poema era de Luis Cernuda:

Te quiero.
Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

Mi te quiero desordenado se llama Torequie, está dedicado a todos aquellos a quienes no pude decírselo con el olvido aún y a los amantes de la poesía de Luis Cernuda que se sientan ofendidos. Dice:

Te quiero viento
iracundo en la arena
animal impetuoso.

Te quiero sol
jugueteando inocente
dorando nubes.

Te quiero cielo
surcado por aves fugitivas
que huyen de la tristeza.

Te quiero vivo de repente
te quiero agua luminosa
miedo, alegría, hastío.

Vengan muerte y olvido
vengan amor y vida
a mí me basta con quererte
así.

3 comentarios:

Orologiaio dijo...

Las apalabras se ensamblan con facilidad, creando nuevos vínculos que configuran realidades curiosas...

Ay, pero Cernuda, vael para eso y más.

Clara dijo...

Impresionante lo que hace el orden de los factores... Conmutatividad 0- poesía 1.

Besos desde casa, a pesar de las horas

La cónica dijo...

Es un poco sacrilegio, utilizar un poema de Cernuda para esto. Pero salieron versiones chulas. Nada como el original.

Conmutatividad 0... qué cosas tienes! Son puzzles, los poemas. Descansa y a seguir otro poquito más, con más fuerza.

Besos!