jueves, 30 de abril de 2009

Equipaje de mano

Llegarás alto, me dijo.
Yo compré una cinta métrica
y busqué el avance imperceptible
del calcio fijándose en mis huesos.

Volarás muy lejos.
Y yo estudié los mapas estelares
y pedí un telescopio
por mi cumpleaños.

Lo que tú verás,
yo no lo he visto.
Asoma, apenas se adivina.

No entendí sus palabras por entonces
y menos, el regalo que me hizo.
Fueron estas sandalias y un espejo.

7 comentarios:

nrq dijo...

bien por los abuelos listos. el mio se afeitaba antes de acostarse con mi abuela.

Orologiaio dijo...

Sandalias para caminar fresca y ligera.

Espejo... para ver lo guapa que te has puesto.

;)

Pilar_RDT dijo...

Precioso Pilar, realmente precioso.
Enhorabuena

una vida lo que un sol dijo...

me recuerda lejanamente al anuncio de Coca-Cola del señor mayor que le habla al bebé que está naciendo.

muy bonito.

Muas!

PD: la foto de perfil, Berlín? Yeah!

La cónica dijo...

nrq, qué sabiduría, la de tu abuelo...

caminando he llegado al cansancio y también, esta noche, al espejo. no recordaba ya lo que había escrito, pero tienes razón en que me he puesto más guapa.

gracias, Pilar

una vida lo que un sol, creo que no me pilló la hora de los anuncios con la tele encendida :P, ya tú sabes. Pero pensé en un abuelo. La foto de perfil, Leipzig (casi!)

Besos!

Kaos Baggins dijo...

equipaje ligero, para volar mas alto, pero lleno de fotos y recuerdos

La cónica dijo...

las mejores imágenes, en la memoria de la retina, siempre.