martes, 29 de marzo de 2011

Lluvia de fondo

Para gozar de la lluvia
-ese fenómeno-
del modo en que la lluvia lo merece,
mejor que cargar con un paraguas
o con la desazón que te produce
extraviar el paraguas y saberlo
en el instante justo
en que vuelve a llover,

mejor que eso,

abre despacio un libro en una página
que a la mirada le proporcione luz
y que la lluvia empape cada verso.

Deja que las palabras te conmuevan.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Ej. Agua y poesía

2 comentarios:

Miguel Sánchez Ibáñez dijo...

Y que las gotas sean los puntos y las comas :)

la cónica dijo...

la lluvia va por dentro y necesita, claro está, sus pausas :)