martes, 15 de diciembre de 2009

Poemas en blanco

Tengo mentalidad de boli rojo todavía. Estoy agotada. La última reunión acabó a las nueve menos veinte, de la noche, claro. Y llevaba allí desde las nueve y veinte, de la mañana, claro. Mi padre estuvo años trabajando 11 horas diarias. De lunes a jueves. Los viernes, sólo 9. Cómo hacía, no lo sé.

La mentalidad de boli rojo me ha hecho escuchar cuando hablas de tus poemas y dices rimas tontísimas y dices tonterías cotidianas... no te lo tomes a mal. Tacharte esas expresiones en rojo quiere decir que a ver si mejoramos un poco en autoestima el trimestre que viene, que esta evaluación nos has entregado los poemas en blanco.

Supongo que en una reunión de evaluación diríamos eso y también: yo creo que es pudor, yo creo que es demasiado tímido, a lo mejor es que no llega a más, no, míralo cuando escribe en prosa, en razonamiento lógico es bueno, pero se bloquea en cuanto le cortas los renglones, empezó el curso menos negativo, igual si le racionamos la anchura del papel, que escriba sólo en los tickets de la compra, verso corto por narices, pues yo no lo veo tan mal, pues va mejorando de dos semanas acá, parece que demanda más atención por nuestra parte, pues yo creo que está mejor si no estamos tan pendientes, podemos darle cita con orientación, seguro que nos dicen si le pasa algo.

Estudiaríamos el entorno familiar, si vives con tu perro, si tienes una gata, si te podría ayudar cambiar de mesa en la oficina, al lado de aquella compañera tan maja que escribe alejandrinos en la intimidad, llegaríamos a la conclusión de que lo mejor es un refuerzo positivo, cogeríamos la bola de cristal y diríamos: pues yo lo veo escribiendo verso libre con renglones cortos como escalones, pues yo lo veo tirando de la lista de epítetos rizados, y así hasta que tocara hablar de otro. Cambiaríamos de tema, sin más.

___________________________________________________________________________
Me da pie un poeta que no ha salido del armario. O uno que no sabe hacer versos todavía. Pero es un poeta. Seguro

11 comentarios:

Orologiaio dijo...

Genial.

Chucho dijo...

Escribir en los tickets de la compra parece una restricción divertida, la compra del mes con las viandas por un lado y por el otro un soneto improvisado :)

La cónica dijo...

gracias, o. :)

se me ocurre, por ejemplo, que se puede hacer por renglones, ch. versos al reverso. por ejemplo:

piñon mondado casapons 2.55
(11 sílabas)
lava.conc.aloe vera 1.75
(11 sílabas)
prep.lacteo omega 3 6x 1.39 8.34
7 sílabas (cortando un poquito el ritmo)
*******************************
total a pagar euros 11.64 (cuatro sílabas, definitivo y lacónico)

Poeta en el armario dijo...

:O

antes que un problema de autoestima me parece un problema de escasez de vocabulario, pero ese es otro tema, la intención es no resultar decepcionante por vía de rebajar la expectación.

si en mi trabajo hubiera alguien que intentara ocultar versos alejandrinos hace tiempo que lo hubiera descubierto, pero me temo que no: a no ser que la quiniela cuente como poema no encontraré aquí ningún reto en ese sentido.

¡ando demasiado sensiblero como para resistir dedicatorias!

La cónica dijo...

poeta, dices que no puedes resistir. ríndete y escribe. no hace falta ir a buscar las palabras a la jungla.

en cuanto a la quiniela,

unounodós equisunoequisdós unounodós unouno dosequisuno

québienquébonito como no aciertes las quince palabras, ya la puedes tirar a la basura.

un verso o dos, en cambio, con acertar dos palabras o una, ya tiene premio de imán en la nevera. por eso a la quiniela yo no juego. a las palabras sí. por eso y por más cosas.

Nacho Palomar dijo...

Tu boli rojo, es mi pesadilla, Cónica. Sus tachones me amputaron, tú lo sabes, las alas.. y desde entonces, sólo post-it (por-tí)

Besos!

La cónica dijo...

los bolis rojos son nuestros amigos.

nacho, yo creo que eres muy buen poeta. resuena en mi cabeza todavía aquel micropoema que escribiste

dios nos libre de las mujeres
capaces de hacernos felices

muy bien el post-it.me encantó. muchas gracias!

La cónica dijo...

acabo de volver al lugar de la masacre... no era consciente de la mordedura letal de mi boli rojo... lo siento.

pídeme indemnización, y dime que te están volviendo a salir, las alas...

Nacho Palomar dijo...

Cuánto alago inmerecido, amiga! No buscaba disculpas ni indemnizaciones. Me ví (el ego, ese compañero traicionero) reflejado en tu post... qué coño! pensé que era para mí..

Resumiendo, que ni poeta, ni modesto.. no sé en qué lugar de blogoliteratura me encuentro, y cada vez me cuesta más escribir.

Pero si al menos, por cada tachón de tu boli rojo, me sale un post-it, bendito sea.. y bendita la que subraya.

Besos y feliz-Poéticas-Navidades!

La cónica dijo...

Nacho, vete escribiendo otro post-it, que por aquí te falta una h.

Cuando uno se siente interpelado por el texto, es que el texto va también por él, yo creo.

Besos

Nacho Palomar dijo...

Halago..

Qué burro!

ves?