lunes, 15 de junio de 2009

Entre dos latidos

Los momentos azules estaban por terminar
ella miraba el horizonte a oscuras
sabiendo que era azul
aunque el sol se hubiese puesto.

No había añoranza ni miedo en su mirada.

Tan sólo la certeza
de la ingravidez del sueño
de mañana dibujado en la sonrisa
de la rotura del envase del aire
del rojo.

8 comentarios:

Orologiaio dijo...

Letras cromáticas y latentes...

*

Kaos Baggins dijo...

serenidad pintada de azul,
deja que los colores arreglen las grietas de los envases, que aunque esten a oscuras, los colores, igual que las risas son buenos pegamentos

Gorka dijo...

La ingravidez del sueño me persigue.
Pero la mía no es azul, es blanca.

Chucho dijo...

Pase lo que pase, los momentos azules están por empezar.

una vida lo que un sol dijo...

qué bonito La cónica,

Incluso se puede hacer una interpretación política. Jeje. Hacia el rojo.

me ha encantado!

muas!

^_^

koldo dijo...

las certezas alejan los miedos, igual que las claridades.
bonito poema

Milagritos Takamori dijo...

Azul y rojo. Grande. Saludos

La cónica dijo...

me hacéis pararme en algunas palabras escritas, me gusta eso. pero el azul y el rojo no son colores políticos, una vida lo que un sol, aquí. Ese azul no da paso a ese rojo.

las certezas alejan los miedos, la ingravidez del sueño me persigue,... me quedo con esas palabras, me quedo con todas.

aún no he cambiado el azul por el rojo, pero no tardará.

besos