viernes, 14 de enero de 2011

Seatbelt

Después de la retransmisión en directo para TVE desde Siria, Gaza y Cisjordania, después del Muro de Berlín y el terremoto aquel que hubo en Colombia, después de las protestas en la plaza de Tiananmen, después de tantos muertos, después de verificar que el chaleco salvavidas estaba bajo el asiento y de abrocharse el cinturón, Elisa dejó el periódico en la bandeja y se quitó las gafas. Como cada vez que tomaba un avión, trató de regresar a Santiago de Chile, al 12 de julio de 1973, a la fiesta de su décimo cumpleaños. Pero sólo llegó hasta Elisa, aquella niña que jugaba un año después, sola y sin fiesta.

A veces -pensó- aunque se facture a tiempo, resulta imposible volver a casa.


::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
martes de taller: una rareza, este año.
2 personajes: una mujer viajando y un niña triste jugando.
no encuentro título. sugerencias?

4 comentarios:

Orologiaio dijo...

Seatbelt

;)

la cónica dijo...

seatbelt, then.

thanks :)

clara dijo...

Ufff, imaginario catatrófico colectivo. ¿has visto "la ciencia del sueño"?

María García Zambrano dijo...

Me gusta mucho mucho. Hay algo íntimo y terrible.

María