sábado, 11 de diciembre de 2010

Al final del poema

Algunos poetas me dejan muda.
La sangre ralentiza su compás.
Por un momento incluso se detiene
-el corazón inmóvil- .
Multitud de espejos minúsculos
recorren mis espacios ese instante.

Es un viaje de interior con mucha luz.
Me traslada a lugares habitados
que no sabía yo que me habitaban.

Dura el viaje lo mismo que dura una burbuja.
Lo que tarda en romperse el poema en la voz.
Pero siempre se puede regresar a los versos.


:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Me dan pie los carverianos (ellos saben los que son), que leen a Gamoneda.
Me da pie Lourdes, en concreto, con estos versos de Gamoneda:


Alguien ha entrado en la memoria blanca, en la inmovilidad
del corazón.

Veo una luz debajo de la niebla y la dulzura del error me hace
cerrar los ojos.

Es la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro a una
rosa enferma, indecisa entre el perfume y la muerte.

4 comentarios:

Orologiaio dijo...

Multitud de espejos minúsculos
recorren mis espacios ese instante.

Qué imagen tan rica.
:)

chucho dijo...

Confirmando de nuevo que esta vida es una estafa, ayer murió Enrique Morente. Qué tiene que ver eso con tu poema, y qué tengo yo que ver con el flamenco, y seguramente alguna pregunta más, encuentra respuesta en la segunda estrofa, sobrecogedora.

14 de diciembre, ¡cómo pasa el tiempo! ;)

la cónica dijo...

me dejas muda tú también, chucho. (siempre he pensado que eres un poeta). está la alegría de encontrarte aquí otra vez y el dolor de que se vaya un grande, y que te duela.

he escuchado poco flamenco. muy poco. pero el 2010 empezó para mí en Granada y fue un descubrimiento brutal. empecé a entender cuándo un cante "tiene verdá" y también tus palabras de hoy.

14 de diciembre, sí. ha llovido.

un beso!

Anónimo dijo...

Hi, i just want to say hello to the community