jueves, 12 de enero de 2012

112

- 112, servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid. Le atiende Verónica. ¿En qué puedo ayudarle?

-Buenas tardes, Verónica. Igual me nota un poco nervioso. No cuelgue, por favor.

- Si está en mi mano ayudarle, lo haré con sumo gusto. ¿Cuál es su nombre, para poder dirigirme a usted?

- Me llamo Eusebio. Está anocheciendo. ¿Me escucha?

- Sí, le escucho.

- Estoy en la Pedriza y quedan pocos minutos de luz.

- No se retire, don Eusebio, le pongo en contacto con un equipo de rescate.

-No hay tiempo. La batería se agota. Tengo las coordenadas de mi ubicación en el GPS. Tome nota, por favor...

- De acuerdo, no se preocupe, ya me pongo después yo en contacto con el equipo de rescate.

- Gracias.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

- 112, servicio de emergencias de la Comunidad de Madrid. Le atiende Verónica. ¿En qué puedo ayudarle?

-Buenas tardes, Verónica. Igual me nota un poco nervioso. No cuelgue, por favor.

- Si está en mi mano ayudarle, lo haré con sumo gusto. ¿Cuál es su nombre, para poder dirigirme a usted?

- Me llamo Eusebio. Está anocheciendo. ¿Me escucha?

- Sí, le escucho.

- Estoy en la Pedriza y quedan pocos minutos de luz.

- No se retire, don Eusebio, le pongo en contacto con un equipo de rescate.

-No hay tiempo. La batería se agota y he perdido toda referencia. ¿Me escucha, Verónica?

- Le escucho.

- Hace mucho frío y no llevo bastante ropa para aguantar la noche. ¿Puede oírme?

- Le oigo, sí. ¿Qué quiere que haga?

- Escuche, solamente. Tengo miedo. Llamaría a mi mujer, pero sólo puedo hacer llamadas de emergencia. ¿Me escucha? Verónica, ¿me escucha?

_________________________________________________________________________________
Dos conversaciones telefónicas que empiezan igual, pero tienen continuaciones diferentes...

No hay comentarios: