sábado, 1 de mayo de 2010

Retomando posiciones

Parte de guerra:

DELGADUCHO: RENEGANDO DE BANDERAS BLANCAS
LA CÓNICA: SÍ A LA GUERRA
D: Y TRAS REPLEGAR ESTANDARTES
LC: DOTACIÓN DE ARMAMENTO
D: BAJO FUEGO DE MORTERO
LC: RETOMANDO POSICIONES

Llego a la cama luciendo la derrota.

y no te digo:

la metralla de horror y la vigilia
me atraviesan el tórax y el abdomen.
negociaba la sombra, atacó el sol
me cuarteó los labios y la piel
me redujo las ganas a ceniza.

y tampoco te digo:

esta que ves aquí, la que te mira
desde las cuencas vacías no soy yo.
es lo que queda de mí, algunos restos
de cuerpo y voluntad. sólo es la parte
que no ha podido desertar a oscuras.

no te lo digo. no lo digo. no

porque llego luciendo la derrota
amasijo de carne y de metal
y te encuentro de guardia aquí en la orilla
dispuesto a combatir.

no hace falta decirte no dispares
porque tú no disparas, porque ves
el abismo delante de mis ojos.

no quiero ni morir ni matarte esta noche
porque no muera en las yemas de tus dedos
la línea de fuego que dibujas
a lo largo y ancho de mi espalda.

no llego a la batalla esta noche
pero llego a la cama, que no es poco

5 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

No conozco mayores batallas que las que se libran en el lecho. De muerte.

La cónica dijo...

en el lecho de muerte se pierde la batalla de la vida...

saludos. marciales

chucho dijo...

Muy oscuro.

El poema es impecable, como siempre, pero tiene un deje siniestro que asusta.

La cónica dijo...

muy oscuro, sí. lo escribí justo después del miedo. el otro contendiente ha declarado el fin de las hostilidades, por ahora. no me extraña, vamos :P

María García Zambrano dijo...

Decía Olga Orozco que "la oscuridad es otro sol" y así lo he visto, en unos versos que me sobrecogen y en los que reconozco el abismo de quien también ha mirado desde las cuencas vacías.
Negociar con las sombras, aunque a veces se pierda tanto, es necesario.
Buen poema.