martes, 16 de febrero de 2010

Voz en off

Hubo un momento de elegir, y elegí la verdad. Ahora sé que mi vida era naranja. El tiempo no detuvo sus pasos un segundo. El tiempo transcurría, pero mi vida no.

Yo creía que la luz de la ciudad era luz y los trajes de chaqueta una indumentaria, yo creía que un banco central fijaba los tipos de interés, creía que tenía un abono transportes y viajaba, yo creía que tomaba lubina a la sal, que lloraba y reía alguna vez.

Ahora sé que mi vida era mentira. Era surimi de vida, un placebo para la actividad neuronal. La materia de mi vida: sueños manipulados de los que fui arrancada, sin ser yo muy consciente, de una vez por todas. Rompí los lazos que me ataban al vacío y creí naufragar por completo, pero fui rescatada. Aprendí el dolor de la luz en los ojos, ¡perdí a tantos amigos -yo creía que eran mis amigos- inmersos en cápsulas de cristal!

La vida no es un ring, pero tuve que aprender a boxear. Se me atragantaron las palabras. He sufrido un amago de incendio y cada poco, una reconstrucción. He vuelto a tomar aire, a bucear en el placebo del horario de trabajo, de las calles con sus farolas y sus alcantarillas, me he cortado un traje negro que ajusta a la perfección, pero cada vez más a menudo, tropiezo con la misma piedra. No sé bien qué ocurre, es la misma querida piedra de siempre y necesito una salida de emergencia. Busco el primer teléfono disponible, espero a que la salida se materialice desde el otro lado del auricular mientras esto que no es vida alarga sus tentáculos y me asfixia. Hasta hoy hubo siempre una salida: cruzar la calle, saltar por la ventana. No sé hasta cuándo la habrá.

Encontré algún refugio destartalado donde visto camisetas raídas demasiado grandes para mí. Los refugios, a veces, se hacen insoportables. Destilan la vida real, pero son pequeños, son oscuros y yo me veo insignificante. Me consuela el oráculo, que anuncia la llegada de un hombre que hablará en arameo. Lo reconocerás, me dice. Se acerca. Te vas a enamorar de él. Y él de ti, ya lo verás. Yo no creo al oráculo. No creo que haya hombre que pueda entender la lengua en que estoy escrita. No creo que me enamore otra vez a las bravas, ni que salga un hombre de su burbuja para encontrarme a mí. Mujer de poca fe, no creo nada. Reniego del oráculo, del amor y de las lenguas muertas, pero hablar con el oráculo sosiega y sirve para llegar a la siguiente taza de café.

Yo no sé si tú eres el elegido. Tantos pasaron antes por aquí, antes que tú... Algunos se negaron rotundamente a abrir los ojos, y después de la experiencia, no queda por mi parte nada que reseñar. Lo más curioso es lo poco que, al final, depende de mí. Pero una cosa tienes que decirme. Decídelo si quieres en brazos de Morfeo. Necesito saber si quieres la pastilla roja o quieres la azul.
___________________________________________________________________________

Deberes para hoy: escribir un algo que tenga que ver con una peli.

Chucho: te robé un par de frases, espero que no te importe.

Notas del taller: Lo he corregido diecisiete veces por lo menos: pensé que tenía que entregarlo por escrito. Pero no. Y aquí me veo, limando todavía alguna palabra. Me dicen que quizá demasiado poético. Me dicen que es ambiguo, que la peli parecía al principio enteramente Pretty woman, ¡uf!. Me dicen que hay que tener valor para exponerse así a un papel en blanco, desnuda. No sé bien cómo ha sido, pero el mejor piropo desde hace meses con diferencia.

16 comentarios:

La cónica dijo...

lo que nunca tengo claro es cuál era la roja y cuál la azul...

Orologiaio dijo...

Cuánta vida...

La cónica dijo...

rezuma vida, no? igual he dicho vida demasiadas veces...

enriquegamella@yahoo.es dijo...

Yo prefiero un mundo en el que escribas tú. Asegurate sea cual sea la que tomas que hay otra igual para mi. (Si pueo elegir prefiero la...)

La cónica dijo...

Enrique, más identificado no se puede:)...
te vienes conmigo al mundo que yo prefiera... te lo voy a decir como me lo dijeron a mí una vez: si no existieras, habría que inventarte.

un beso.

nrq dijo...

Si puedo elegir, prefiro la_conica

Requetemuack!!!

La cónica dijo...

gracias por elegir la_conica.
su cambio. gracias.

Anónimo dijo...

su cambio???? que bueno. genial.

bss, nrq

tutyses dijo...

BRILLANTE

Delgaducho dijo...

Es magnifico!!!
Todo en esta vida es un placebo, capsulas rellenas de harina que nos inventamos como auténticas fórmulas magistrales

La cónica dijo...

cuánto honor, tutyses.

delgaducho, discrepo: no todo es un placebo. la realidad existe, pero a veces es demasiado cruda. también nos metemos a veces en mundos insoportables que no son realidad, por otro lado... así lo veo yo.

Nacho Palomar dijo...

Qué bueno que mantengas el ritmo y el nivel.
Yo me sequé Cónica, incapaz de escribir una frase que merezca la pena publicar. Perdí el estilo, ya no sé por donde tirar.. . Es desolador. Si viviera de escribir, hace tiempo que estaría en la calle pidiendo. No me siento inspirado y no es la primera vez que me ocurre, pero esta vez, al contrario que en las otras, creo que no voy a volver a estarlo nunca.. . Tan grave es esto, que incluso me planteo que speakers´ corner, pase a ser un blog de marketing online. No te digo más.

Te leo. Eres maravillosa, llena de clase, estilo y magia.

La cónica dijo...

Nacho, gracias por los halagos. Siempre se agradecen. Es una pena que no escribas. Yo tengo medicina para los bloqueos, si quieres. Ejercicios para jugar con las palabras que a veces diluyen el embotamiento. Si quieres probar, te mando algo. Me daría pena, ver Speaker's Corner reconvertido en algo así. Pero tú verás. Siempre puedes empezar otra vez, en otro lugar. Y si no, disfruta de lo que has escrito, de lo que te ha servido para entenderte, porque al final, escribimos todos aversimeentiendo, como Ch.

Yo estuve a punto de dejar el blog, también, pero me di cuenta de que lo necesito.

Un beso. Y buena suerte con los nuevos proyectos.

Cable Hogue dijo...

Bravo por el tesón, ¡diecisiete veces!

La cónica dijo...

gracias, Cable... diecisiete veces y esto es todo lo que pude sacar en claro...

La mirada del mono dorado dijo...

A mi me ha gustado bastante. Yo siempre elegiria vivir en Matrix.La verdad aunque sea dura, es la verdad.
ah! Y siempre llega otro, siempre...

Bueno, sigo leyendo por aqui.

P.D
El mono, ha vuelto.