martes, 13 de mayo de 2008

Tenemos derecho a permanecer en silencio

(Man hat doch den Recht zu schweigen)


Als die Nazis die Kommunisten holten


Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.

Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Gewerkschafter.

Als sie die Juden holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten,
gab es keinen mehr,
der protestieren konnte.

Martin Niemöller

Cuando los nazis fueron a por los comunistas

Cuando los nazis fueron a por los comunistas,
me quedé callado;
yo no era comunista.

Cuando encerraron a los socialdemócratas,
me quedé callado;
yo no era socialdemócrata.


Cuando fueron a por los sindicalistas,
no protesté;
yo no era sindicalista.

Cuando fueron a por los judíos,
no protesté;
yo no era judío.

Cuando vinieron a por mí
ya no quedaba nadie
que pudiera protestar.


Martin Niemöller

__________________________________________________________________
Se suele atribuir a Bertolt Brecht este poema. De Martin Niemöller quizá no recuerde nunca el nombre. El poema no lo olvidaré nunca.

9 comentarios:

Chucho dijo...

Hace unos días lo recitaron en la radio y ganaba como testimonio.
No importa las veces que lo haya leído, siempre vuelvo a detenerme en él.

una vida lo que un sol dijo...

totalmente de acuerdo con Chucho.
que no se te olvide nunca este poema, no importa que sepas de quién es...

besetes!

clara dijo...

Un día, tú ya libre / de la mentira De ellos, / Me buscarás. Entonces / ¿Qué ha de decir un muerto?
Cernuda

Kaos Baggins dijo...

este es de esos casos donde al autor no creo que le importará mucho que se recordara su nombre, sino la idea, y tu misma afirmas que eso lo consiguió, y con creces

Duenda. dijo...

Me acuerdo de Beltrot Brecht.
Un beso.
d.

“Primero vinieron a por los comunistas, y yo no los defendí, porque yo no era comunista. Después vinieron a por los judíos,
y yo no los defendí, porque yo no era judío.
Entonces vinieron a por los católicos, y yo no los defendí, porque yo no era católico.
Finalmente vinieron a por mí,
y para entonces, ya no quedaba nadie para defenderme”.

La cónica dijo...

Chucho, la primera vez lo leí en clase, y desde entonces me recuerda que en situaciones claramente injustas, el silencio es una forma de hacerse cómplice.

Una vida lo que un sol, los poemas dejan muchas veces sensaciones, imágenes. Despiertan la conciencia. Y da un poco igual cuándo o quién o cómo lo dijo... besos para ti también

Clara, no conocía estos versos. Eres una caja de sorpresas. Cernuda, aun muerto, tiene mucho que decir. Le pienso escuchar.

Kaos!! Mirando, mirando, he encontrado que Niemöller no escribió nunca estas palabras como un poema. No las escribió, sólo las dijo. Pero la idea es esa.

Duenda, parece claro que no es de Brecht. Es de Niemöller, y nunca lo dejó escrito. Era pastor protestante y lo dijo en un sermón. Cuando le preguntaban, muchos años después, no sabía las palabras exactas que había pronunciado. Las ideas que le movieron a decirlas, sí. Él citó a comunistas, socialdemócratas, sindicalistas y judíos, pero hay versiones de sus palabras incluyendo a muchos más grupos. Se puede identificar a tantos colectivos que sufren la indiferencia y el silencio...

(Vaya chapa... es que anduve buscando mucho para encontrar el autor y la versión, quería compartirlo..)

Besos. Altos y claros

Roberto dijo...

Que pronto la gente olvida este y otros muchos poemas, y sobre todo con que rapidez se olvida el significado de la palabra "barbarie"...

Estos recordatorios son imprescindibles!

Cable Hogue dijo...

El poema impresiona.


P.S: Gracias por tus palabras :)

D. dijo...

No hay nada peor q la indiferencia ante las injusticias.