jueves, 8 de mayo de 2008

La posibilidad de una isla


Soñar con un islote en el océano, eso lo hacemos todos. Existe la posibilidad de una isla. Eso lo dicen Houellebecq y muchos más, pero no son mayoría los que se lo creen. Pocos extienden los mapas. Alguno zarpa, raro es el caso del que está atento y lo divisa en el horizonte. Pero quien después de soñarlo, admitir que sea posible, extender el mapa, calcular la ruta, ponerse en marcha, estar atento, quien es capaz de dejar el barco y nadar a la orilla sin haber perdido el juicio... ¡ah! ése sabe disfrutarlo.

A veces se encuentra una isla por accidente. Quien la descubre así y se sabe privilegiado, por regla general, dejó pasar un islote o lo buscó. Cuando menos, supo soñarlo.


____________________________________________________________________
Me dais pie a pensar o a escribir cuando leo vuestros textos. Eso me gusta. Igual no se entienden muy bien las cuatro líneas sin el original que les dio pie. Esta vez fue uno de Chucho

10 comentarios:

Roberto dijo...

A veces pienso en dejar todo y buscar mi isla en la Polinesia,
una isla convulsionada por los pinceles de Gauguin.Ese sería un buen sitio para volver a soñar...

Lalaith dijo...

Yo prefiero la gran ciudad, aún con su tráfico, sus ruidos y sus aglomeraciones. Me gusta mirar a la gente e imaginarme quiénes son, de dónde vienen, en qué trabajan, cómo son sus vidas... Y en las islas desiertas no hay gente. Yo me quedo en tierra.

Besos.

Teléfono de aludidos dijo...

El islote de verdad es tu clarividencia para sacarle punta a posts planos!

Qué sonrojo, por cierto, aparecer aquí (así).

La cónica dijo...

Roberto, a veces las islas soñadas están más cerca, pero la Polinesia suena como buen lugar para acertar... Gauguin acertó...

Lalaith, la ciudad es otro océano, con otro tipo de islas, supongo. Besos de ultramar.

Teléfono de aludidos, no son planos tus posts. Este, por ejemplo, me parece redondo. Lleno de matices, invita a pensar. En tu casa o en la mía, tenía que escribir sobre él. Si te encuentras incómodo, dímelo. De lo contrario, aparecerás aquí (así) más veces, sospecho.

koldo dijo...

hay islas en medio del temporal que se convierten en sábados por la tarde y te vas de baile y nunca descubres de qué conocías a aquella chica hasta que de pronto otro temporal te transporta hasta tus mismos miedos disfrazados de recuerdos
hay islas que cuando las descubres te preguntas por qué no estabas allí ya antes
y te regalan su presente

Pejooe dijo...

Bueno, Tenerife no está tan mal, demasiado ladrillo, pero esconde lugares preciosos.
(Aquí, haciendo promoción turística :-P )

Suerte en la búsqueda de tu isla.

La cónica dijo...

Koldo, eres un lobo de mar, veo que sabes de islas...

Pejooe, donde tengo ganas de ir es a La Palma. Pero me apunto Tenerife y aprovecho el vuelo, cuando vaya.

Encuentro islas estupendas a veces, pero por miedo a encallar, o por errores de cálculo en la distancia, sigo a bordo. Navegar también es un placer. Y la tripulación es buena.

Chucho dijo...

Nada de incómodo, tremendamente halagado.

Claro que navegar es un placer, incluso cuando la tribulación se amotina, incluso cuando se rompe la brújula.

Buena semana!

La cónica dijo...

Chucho, de poco sirve la brújula, ya decía Machado:

Cuatro cosas tiene el hombre que no sirven en la mar,
ancla, gobernalle, remos y miedo de naufragar.


Bienvenido a bordo.

La semana empieza bien, y va a ser castiza: el jueves, fiesta.

Rémora dijo...

y si encuentras una isla en la mente que es como un refugio nuclear?
Eso si que seria la ostia!

Saludos