domingo, 1 de junio de 2008

Crisálida

el olor
como ese placer efímero
que se graba y que es reconocido al volver
recuerdo girar el mecanismo que me traía tu olor
y aspirarlo y tener la intensidad
de la fragancia
vuelvo al aroma
vuelvo al dolor
como vuelvo al poema.

es una crisálida
es menos
se fue
es frágil y rasga el aire
es frágil y rasga la piel de cebolla
que nos separa del mundo y del mundo nos protege
y el mundo entra dentro de la piel y de mí
por un poema o por la sola poesía de las cosas

si la música ha de ser fugaz
prefiero la voz de tu guitarra

______________________________________________
Paupablo hablaba hace poco de palabras efímeras como un helado o un olor. Os gustará.

8 comentarios:

Roberto dijo...

Me voy a dormir con tus versos puestos...

solo pueden sucederse sueños hermosos

buenas noches...

La cónica dijo...

buenas noches

yo me iré a dormir con los tuyos

Rémora dijo...

me alegro que te haya gustado
saludos!

Svor dijo...

El olor, siempre el olor.

Como andas tanto tiempo...
Pronto empiezo jornada intensiva, a ver si te visito entonces con mas regularidad.

claudia dijo...

Pero que bien se duerme después de quebar la soledad....

Chucho dijo...

Olores, sabores, sonidos... Cuando giro el mecanismo para entrar aquí se despiertan todos los sentidos.

La cónica dijo...

Rémora, me gustan tus versos sin maquillaje, sí.

Svor, también yo ando un poco liada con el final de curso, pero pararé en tu cuaderno de bitácora, y me suscribiré a las cotidianas, que alguna vez me he asomado de tapadillo. Un beso, guapa.

Qué verdad tan grande, Claudia ;) durmieron con los versos puestos...

Chucho, gracias por girar el mecanismo. El aroma estaba ya, pero hasta que no se gira, no despierta.

Besos a todos

Trini dijo...

Personalmente, el olor es algo que remueve mis recuerdos, llevándome a la niñez o a lo perdido e incluso me ha inspirado algún poema, no tan bello como este.

Gracias por tu visita.
Un abrazo