martes, 29 de abril de 2008

El diablo os lleve


A este lado de la ventana está el milagro
el principio, remediable si esperamos
te quedarías con este vacío desconocido
de techo naranja, copa de vino
tiniebla de cálculos y sillas negras.

Tú vienes pero yo no lo sé, tu mano espera,
mis ojos ávidos se sueltan de tu cuello.
A este lado está el milagro. Tú me dices que sí.
Escucho tu canción. Desconfía de mí -dices.
Yo no desconfío.

No me sorprende perder, a este lado
de la ventana
mi patio, tu sombra por la puerta, la sábana blanca
cuando nunca desapareció.

Te miro. Eres un demonio.
Te rechazo y maldices el horror.

Bárbara grita una blasfemia al oírnos.
De la cordura -reniega-
os lleve el diablo.

Sube el ascensor. Le aburre que anochezca a destiempo
y que las aceras desaparezcan de su sitio y la traigan desbocadas al destierro.
El vino escasea en la trastienda, se explica por qué.

El fuego, desde el sumidero, llama.
El diablo escucha su blasfemia.
Su muerte cambia atormentada al rojo
pruebas de incredulidad, de horror y de cordura.

____________________________________________________________________
Duenda le dio la vuelta al poema El día siguiente, y me encantó la idea. Yo misma le doy la vuelta aquí a Nos libre Dios, y este es el resultado.

6 comentarios:

Chucho dijo...

La idea es muy original, y no parece tan fácil llevarla a cabo.

Siempre me parece más atractivo el lado oscuro:

De la cordura -reniega-
os lleve el diablo.

Duenda. dijo...

ME ENCANTA.
Es una pasada el resultado.
Las imágenes tienen fuerza.
Un beso!
d.

Clara dijo...

Me ha gustado mucho. Y no me asusta, como el anterior.

La cónica dijo...

La idea es original de Duenda, Chucho, y llevarla a cabo, un juego interesante. También me inclino por el lado oscuro.

Duenda, gracias por la idea, sorprenden las cosas que salen, aunque es complicado hilarlas.

Clara, aún no comprendo cómo pudieron asustarte unos angelitos.

Besos a todos

clara dijo...

Bueno, hay algo siniestro en unos angelitos inocentes en aspecto que te llevan a un paso de la locura...

La cónica dijo...

cierto... en esta versión son los demonios los que te llevan de la cordura...