domingo, 4 de noviembre de 2007

A un tallo arrancado

Olvidarás tu latitud y tus palabras.
Ya no dirás más
madre ni pan ni beso.
Olvidarás los colores.

Aprende pronto las farolas sucias
y el humo y los abrigos.
Aprende el gris y el lodo.

Pero acecha.

Si tropezaras con una mano
una boya o un resquicio
agárrate.
Arraiga.
Algunas veces
nace la flor en la piedra.

15 comentarios:

claudia, la chef dijo...

Y se hará de noche, la noche...

Kaos Baggins dijo...

es dificil que las raices arraiguen en la piedra,
pero si lo logran son las mas fuertes, a prueba de madurez y de las locuras del mundo
aun asi debe tener cuidado, ser capaz de recordar su origen delicado y no armarse de espinas

Lalaith dijo...

Es como si hablaras en otro idioma.

Duenda. dijo...

pero sólo algunas veces.
¿qué es de tí?
beso.
d.

La cónica dijo...

Y caerá como un lastre, Claudia

Kaos, es poético lo de no armarse de espinas. A veces, sin embargo, son necesarias.

Lalaith, hablo en otros idiomas, algunas veces. Pero cuando la cosa está de no entenderse, el idioma es lo de menos.

Duenda, muy pocas veces, a decir verdad. Por aquí ando. Pronto volveré a la pizarra, y me asomaré a tu universo.

Chucho dijo...

Esforzarse mucho sin estar seguro de perdurar... todas las flores son flores de un día.

Horus dijo...

Olvidarás... y no

txe dijo...

olé

granfinal

y gran en medio

Clara dijo...

Mi hermana me regaló dos esquejes de plantas y sólo una parece estar prosperando. Mis alumnos de orígenes distintos no siempre se adaptan fácilmente, sobre todo si hablan otro idioma.

Horus dijo...

...y solo hay que mirar a los cactus

gaia56 dijo...

esperanzados dos versos últimos.
besos

629 dijo...

Musgo

Bea dijo...

Musga xD
Quién no ha tenido momentos de no entenderse? Es alto normal, como que el musgo crezca en la roca ;)
Besos

Clara dijo...

"se va enredando, enredando, como en el muro la hiedra. Y va brotando, brotando, como el musguito en la piedra" Violeta Parra

La cónica dijo...

Cierto, Chucho, algunas veces la belleza no perdura. La semana pasada vi, sin embargo, una encina centenaria crecida sobre un bloque de granito.

Horus, olvidarás y no. No sabrás ya decirlas, pero te quedará la nostalgia. Los cactus no hay quien los toque.

Gracias, Txe. Me alegra que te guste.

Clara, son tallos arrancados. A veces no bastan todos los cuidados. A veces están a la defensiva. La vida tiene ocasiones duras para todos, pero para algunos es demasiado dura demasiadas veces.

Hay un poquito de luz, Gaia. El mundo inhóspito es fácil de ver, pero es importante saber, en lo más difícil, que se puede ser flor en la piedra.

629, musgo no es poco, pero yo he visto flores en las piedras, y en el asfalto también.

Bea, el musgo es natural, la musga no la entiendo muy bien, pero es natural, no se puede entender todo. Ni se debe.

Clara, Como el musguito en la piedra ay, sí sí sí...Qué grande, Violeta Parra