martes, 3 de julio de 2007

Communication is possible!

En la búsqueda de las palabras correctas, si es concienzuda, se pierde el mensaje. Se pierde la comunicación, la oportunidad de hablar y hasta el hábito. En el empeño de no decir más que las palabras justas, sólo quedan las interjecciones. Y los gritos. Y los poemas rotos.

Quiero otros caminos. Otros paisajes que no sean los acantilados. Es que me duelen los pies de andar por terrenos tan abruptos. Reducir a la mínima expresión, en ocasiones, lleva a perder la fluidez y el ritmo. Lleva al abuso del cincel y la tijera. Aunque sea por la búsqueda de la sencillez o de la esencia. Tan loable. La austeridad, llevada al límite, no hay quien la aguante.

Eso digo mientras escribo, leo y releo. Cada línea me cuesta un potosí. Me asaltan dudas ortográficas, sintácticas. Y sobre todo, tacho y tacho. Le doy a suprimir una y otra vez. Desescritura automática. Las ideas están. En una ratonera, pero están. Y las palabras no pueden sacar la cabeza por los barrotes.

Espero que no pasen a peor vida. Que no se queden en el mundo de los silencios. Que no las arrastre un punto de masa infinita a la dimensión de lo inefable. Ininteligible destino. Espantoso a la vez.

Espero que no se cumpla. Y aprender a escribir para decir. Con silencios que no callen. Que digan también. La comunicación no es una quimera. Para que salte la chispa, sin embargo, a veces hay que darle más a la yesca, y pensar menos. Porque encender la lumbre, de cabeza, es imposible.

5 comentarios:

txe dijo...

no eras tu la de los enanitos de la comunicación chocándose las manos???
:)

saluditos

629 dijo...

Las ideas tienen picos y palas. Muy buenas por cierto si están cuidadas. Siempre acaban escapando de prisión. No te preocupes.

La cónica dijo...

Era yo, Txe, era yo. El mismo teclado, el mismo nick, la misma contraseña... Y los enanitos siguen haciendo su trabajo, porque los mensajes llegan.

Confío en que escaparán, 629. Espero que no se atropellen unas a otras, que no salgan a presión, y que no provoquen daños. Igual es mucho esperar :)

fran rubio dijo...

La comunicación está antes de las palabras.

Puede ser desesperante, en el afán literario, la búsqueda de la palabra perfecta, sin embargo las palabras llegan solas cuanto más se desapega uno de ellas.

La cónica dijo...

"Care about the sense and the sounds will care for themselves", decía Lewis Carroll: "Preocúpate del sentido y los sonidos (o las palabras) ya vendrán ellas solas". La traducción es un poco libre. Pero a lo mejor es bueno desapegarse de la forma, sí. Gracias, Fran Rubio