lunes, 4 de junio de 2007

A martillazos

Cincelo palabras.
Desecho el sobrante.
De la idea en bruto quedan añicos.
Sólo.

Corto versos a navaja.
A trasquilones.
Cada mechón lo barro bajo el cuaderno.
Muerto.

Y si el poema amanece una tarde o una noche
será vinagre o frío. Murmullo o viento.
Milagro no.
Milagro no será.

8 comentarios:

Kaos Baggins dijo...

cuando obligamos a las palabras a torcerse en la direccion que queremos, corremos el riesgo de secarlas, matar su frescura, son muy delicadas

es mejor por la salud de las palabras, y por nuestra cordura, dejarlas correr libres por los blancos prados del espacio vacio

si se sienten a gusto tendran familias, parrafos enteros y se estableceran en su linea preferida

el resultado podra ser o no sublime o mundano, pero siempre magico

Alnitak dijo...

A veces nos apetece manejarlas a nuestro antojo y eso es lo mejor.

Bonita poesía

txe dijo...

peluquera del lenguaje.

mola!

una vida lo que un sol dijo...

pues yo creía que escribías los poemas a codazos.

Muuas!

Bea dijo...

No me puedo creer que tus palabras estén tan maltratadas, porque salen muy hermosas...

629 dijo...

Los tijeretazos son brutales pero geniales. Cambian (radicalmente) la forma en que nos vemos reflejados en cualquier espejo.

Beatrix Kidoo dijo...

Me encantó!

BESOSONRISA

La cónica dijo...

Kaos Baggins, me alegra que tus palabras sean frescas y que las trates con tanta delicadeza. Las mías no lo son. Es porque nacen enmarañadas. No busco lo sublime, en el poema. Busco expresar lo que quiero expresar. Y siempre me cuesta.

Alnitak, me encanta jugar con ellas. A veces, se resuelven puzzles sin querer. Besos.

Txe, en la peluquería lo escribí, precisamente.

Como se puede, Una vida lo que un sol, como se puede.

Sólo pretendía sacar lo mejor de ellas, Bea, pero cualquier día se combinan para redactar una denuncia.

Espero que sea para bien, 629. Quizá debería aprender a escribir de un modo más pacífico. Combinar el efecto brutal con otras cosas.

Beatrix Kidoo, me alegra mucho. Me has dibujado una sonrisa, fíjate. Besos.