martes, 15 de mayo de 2007

Heimat



Viajar da perspectiva.
Luz y profundidad.
Distancia.
Los problemas son resolubles.
Los monstruos no son grandes.
Es posible (eso dicen, eso creo)
enriquecerse sin robar.
Sin atropellos, moverse.


Ya lo ves, ambiciones legítimas.

Es romper cuadrículas, también.
Caer en otras redes.
Hacer la piel sensible
a la seda de las telarañas.

Es soltar lastre.
A veces para siempre.
Otras, por unos días.

Ya ves, intento huir
con un viaje

algunas veces.

Esta vez, me sorprendes.

Descubro
que si hablo contigo
mi acento no es mi acento.
No asomo maquillada
delante de tus ojos.
Vestida con mi piel,
me arropa el sur.

Tú pusiste arena entre mis dedos
yo regalé risa a tu oído,
y el viento se enredó en la ropa.

No sé cuándo ocurrió todo esto.
En un minuto breve, el último,
el tiempo se escapó del reloj.

Aún pasa, claro. El tiempo, digo.
Pasa a su aire. Ya no lo sé medir.

Ya lo ves, voy a verte.
Sin buscarlo, me encuentro
en casa.

12 comentarios:

Beatrix Kidoo dijo...

mmmm...vacaciones...mmmm

en breve me voy a Asturias a buscar un poco lo que tu has explicado en este poema :)

BESO(S)ALADOS

Bea dijo...

Heimat... me alegro de que te encuentres como en casa en el sur. Sabes que te recibe con los brazos abiertos. Qué bello lo que has escrito, qué bello!

Bea dijo...

PD. Sabía que había una foto preciosa desde allí xD
Cuántos recuerdoS!
Besos sureños

Lalaith dijo...

Qué bonito lo has contado. Entrañable, inolvidable, eterno. Yo también quiero huir... Aunque no fuera a ese viaje, tengo un trocito de él guardado en una botella. La miro y sonrío. Y tdo va mejor.

Un beso. Y un abrazo.

una vida lo que un sol dijo...

q
u Creo que no se puede escribir
é con más paz, con más sosiego
de la experiencia de un viaje.
b Muy lindo.
e Tu post se ha hecho esperar,
l pero ha merecido la pena.
l También fomenta la envidia.
e ¿Quién que lea tu relato no
z va a desear hacer una
a escapadilla, huyendo, o sin
! huir?

Cádiz, su mar, su viento, sus gentes... El regalo de tener más horizonte.

Besos que comparten.

629 dijo...

Adoro las verdades cuando se dicen con palabras sencillas y suaves.

una vida lo que un sol dijo...

Yo también.

Kaos Baggins dijo...

que gran huida la que te hace sentir en casa
esos son los mejores viajes, buscar y encontrar

si que escierto que habia buena foto desde alli

txe dijo...

todo viaje exterior es un viaje interior y bla bla bla

txe dijo...

todo viaje exterior es un viaje interior y bla bla bla

Nathalie dijo...

Qué tendrá Cádiz que todo el que va se queda enamorado de ella...

preciosa forma de relatar esos días. me alegro de que lo pasárais tan bien.

un besito

La cónica dijo...

Beatrix Kidoo,mmmm...espero que encontraras en Asturias más de lo que esperabas. Eso encontré yo en Cádiz.

Bea, mejor que en casa. Cincuenta mil veces.La vuelta también es parte de los viajes. Las fotos salieron preciosas, y el recuerdo perdurará. También es precioso. Gracias, gracias, gracias.

Lalaith, qué bueno compartir el mismo recuerdo, aunque en distintas botellas. Cádiz no fue huir. Fue llegar.
Miraré yo también la botella, cuando me cueste la sonrisa.

Una vida lo que un sol, hay veces que las situaciones no se dejan describir bien con palabras. Me ha pasado también en otros viajes. Habrá que investigar con el lenguaje. Y decir. Lo que se quiere decir.

629 Adoro la verdad, la sencillez, la suavidad y las palabras. Creo en ellas. En las ocasiones (pocas) en que aparecen juntas, las saboreo. Hace poco llegaron a mi casa algunas, en veleros nocturnos. Qué maravilla.

Una vida lo que un sol, yo también, yo también.

Kaos Baggins, Heimat se traduce a veces como hogar, a veces, casi como patria. Heimat es cualquier lugar donde uno puede descalzarse a gusto, decía una amiga. Mi Heimat lo hacen las personas. Tú, por ejemplo.

Txe, por partida doble, quizás no dije lo que quería decir. Quizá no sé decirlo. Un poco de maestría con el lenguaje no me vendría mal.

Nathalie, no es sólo Cádiz (que tiene lo suyo). Son las personas que hacen el viaje contigo. La ilusión, el trayecto, las risas, los codazos, todo.

Besos a todos, espero que aún lleguen con sabor al sur, que no haya dejado escapar la esencia del frasco en que la guardo, muy dentro de mí.