sábado, 14 de abril de 2007

Magia blanca

Sin plan preconcebido,
arrastro las cadenas
y muerdo el luto
de los dolores en vinagre.

El aire ahoga.
El camino a la ventana
es sinuoso.

Duende, te asomas,
travieso, al alféizar.
Entras.
Estrépito de hierbabuena.

Un chasquido
y echas el lazo a los dolores todos.

Pronuncias el conjuro:
"Ya, y se acaban".
Te miro a los ojos.
Y se acaban.

15 comentarios:

una vida lo que un sol dijo...

Y me encaaaantaaaaaa!!!
Ese duende que viene y se asoma a la ventana para rescatarnos del dolor...con su magia blanca y sencilla.

Besos, besos y besos!!!!!

Marilú Repudio dijo...

pasando a saludar.. y metichiando en tu blog.. esta padre!!

saludos

La mirada del mono dorado dijo...

Ese duende tiene buena pinta.jee.

Encantado que pases por mi reino. un abrazo del Dorado.

Kaos Baggins dijo...

me ha caido bien ese duendecillo

sin verlo lo imagino con traje verde hierbabuena (procurare no meterlo en un mojito :P)

lo mejor sera hacer caso al duende, seguirle, y una vez que le heche el lazo a los dolores, no dejarles volver, tan solo al duende

txe dijo...

jeje, tienes ahí unos versos muy lorquianos o copleros. cool!!!

llanetes dijo...

Atrapa al duende!
Gracias por pasar por mi casita y vuelve cuando quieras!!

Beatrix Kidoo dijo...

Lindo blog.
Un honor haberte leido.

BESOSONRISA

Nathalie dijo...

No estaría mal que tb se pasara de vez en cuando por mi ventana :P

629 dijo...

Qué suerte tener alguien así!

Lalaith dijo...

Me ha gustado :)

Un beso.

La cónica dijo...

Una vida lo que un sol, siempre hay un duende que nos rescata del dolor. Y si no lo hay, es que no miramos bien.

Marilú, encantada de saludarte desde el otro lado del charco. Estás en tu casa.

No se sabe muy bien si se puede fiar una de los duendes, pero en ciertos momentos, mejor dejarles entrar.

Kaos Baggins, ayer me acordé de tu comentario por partida doble. No sé si tú te acuerdas de mi duende cuando ves un mojito. Los duendes, como los dolores, son caprichosos y vienen cuando quieren. Pero en cuanto el duende se los lleve, reservado el derecho de admisión, desde luego.

Txe, creo que has visto la exageración. Más que un poema, era un juego.

Llanetes, los duendes tienen que correr y saltar, cuando se atrapan, se ponen mustios, pierden la frescura.

Beatrix Kidoo, gracias por venir, un honor tenerte en mi casa. Vuelve cuando quieras.

El duende me dijo que estuvo en tu ventana, Nathalie. Tú sólo corre las cortinas y estáte atenta. Pronto volverá a pasar, seguro.

629, tener, tener, lo que se dice tener... Debe haber un traje de duendecillo en la cuerda de la ropa, y la gente que pasa por casa, se lo pone y se asoma por la ventana. Quizá desconocen los efectos que causan.

Lalaith. Me alegro. Me ha gustado a mí también, tu sonrisa.

Lalaith dijo...

Me gusta el nuevo look de tu blog!!

Un beso.

una vida lo que un sol dijo...

que bonito el anaranjadooooo de tu blog!!

Kaos Baggins dijo...

menudo cambio de decoracion ha habido por aqui, muy chula la pintura del saloncito jejeje

La cónica dijo...

Una vida lo que un sol, Lalaith, Kaos Baggins: me alegra que os guste la pintura. No sé qué color es mi favorito, pero que está en la gama de anaranjados es casi seguro. Sobre todo en verano. Por la luz. Y ya tenemos luz de verano.

Besos de naranja. Y de melocotón.