martes, 13 de marzo de 2007

Afina el oído

Del grito o de la risa
del interior inquieto
se oye el eco a veces.
Y nace el poema.

5 comentarios:

Lalaith dijo...

Oh, qué bonito. Qué pocas palabras, y cuánto dan que pensar.

Nathalie dijo...

Está claro que tú no desoyes esa llamada y dejas que surjan cosas tan bonitas como esta :)

Me gustan tus poemas: demuestras que para hablar de cosas importantes no se necesita un lenguaje rebuscado ni utilizar muchas palabras. Sabes dar con la frase exacta, directa y concisa. Y creoq eu eso es muy muy difícil.

Ale, se acabó el peloteo! jejeje. Un besazo wapa!

629 dijo...

Del silencio o la respuesta nace la duda y la consigna, engorda el diccionario y crecen los versos.

Que profunda reflexión has echo La Cónica. Me haces pensar mucho.

una vida lo que un sol dijo...

Hola La Cónica!

Precioso el poema!

Tanto en tan poco...

Parece un haiku, pero a la española.

Fdo:unavidaloqueunsol(por eso de que hay que mantener el anonimato a raja tabla!)Jejeeje..

La cónica dijo...

Lalaith, me alegro de ser lacónica, por una vez. Y de que te guste. Un beso.

Nathalie, creo que la verdad y la belleza se esconden detrás de la sencillez. A menudo, sin embargo, no encuentro la sencillez, ni la belleza, ni la verdad. Y sí textos menos escuetos de una belleza profunda. Gracias por el peloteo, nunca viene mal. Besos.

629, El silencio invita a escuchar y a escucharse las respuestas. La duda, a buscar, no sé si una verdad o sólo una consigna. El silencio enseña las palabras adecuadas, muchas veces.

Pensar está en la esencia del ser humano. Si te ayudo a pensar, te ayudo a ser. Lo tomaré por ahí. Besos metafísicos.

Una vida lo que un sol, llámame como quieras. A raja tabla, lo que se dice a raja tabla, no hay que mantener nada. Perdona la intransigencia. Fue momentánea. Seamos más flexibles. Sea yo más flexible. Besos