miércoles, 27 de diciembre de 2006

Punto y aparte

He rescatado textos del disco duro, de cuadernos viejos, del año catapún. Después los he vomitado en el blog, todos juntos, revueltos los nuevos con los viejos, y ha crecido la sensación de náusea. Y de hartura. Ahora que los he pasado todos, pienso que me daba un poco igual que se perdieran. Es necesaria una poda. O una tala.

Vuelvo al origen: a la gelidez de la ventana abierta en diciembre. Vuelvo a nacer ahora. Punto y aparte. Vida nueva. En lo que al blog se refiere.

4 comentarios:

juanmosquera dijo...

vendrán entonces días de bellas canciones que olvidaremos después hasta que un beso nos las vuelva a traer. empezará un año nuevo que de nuevo sólo tendrá el aumento en el costo de todo presupuesto. pero habrá, también, un motivo para ser feliz con cada excusa que nos da la vida para sonreír cuando lo desconocido nos toca a la puerta para recordarnos que la soledad es una enfermedad de la que cualquiera se puede curar. la palabra siempre será buena compañía.

629 dijo...

Acatarrarse no sería la mejor forma de empezar la nueva travesía.
Gracias por lo viejo del baul, y abrazaremos lo que venga nuevo.

629 dijo...

BABEL. Mensaje urgente

La cónica dijo...

Gracias, 629. El catarro se está pasando. Además, el alma desnuda se ha puesto una bata de guatiné.
Un abrazo.

Gracias, JUANMOSQUERA, es cierto que la palabra es siempre buena compañía. Me gustan tus palabras, por cierto. Te leeré.
Un beso, que traiga canciones.