viernes, 29 de diciembre de 2006

El héroe no es de piedra

El que se ata al mástil cada día
y se desata y lucha con gigantes,
el que se agarra a la vida con los dientes,
ése, rebelde y frágil, idealista,
a veces cuerdo, loco a veces,
carga el mundo sobre los hombros
y le pesa, y ya no puede más.

Un poco Ulises y Quijote, un poco
Prometeo, un poco cualquiera de nosotros,
no puede más.
Tropieza y cae, un poco Jesucristo.

De noche lucha por conciliar el sueño,
cuatro noches de insomnio son dos meses de baja,
son viajes cancelados, son monstruos conocidos.
La vida rota, en fin, desmadejada.
Debe recomponerla, y ya
no puede más.

No puede más, y sin embargo,
esos días en que pierde las batallas
algo hay: una mirada, una palabra, un gesto
de alguna otra persona que le da fuerzas, sí,
para volver mañana
y luchar otra vez, con armas mejores,
y volver a perder, quizá, otra vez, mañana.

A ver qué tal pasado.

3 comentarios:

txe dijo...

me gusta y me gustan las alusiones mitológicas y literarias.

saludos, buen año

629 dijo...

Pasado,habra que levantarse de nuevo. Levantar esos sueños buscando fuerzas donde otros sólo ven palabras.

La cónica dijo...

Gracias por venir, TXE, los héroes te saludan.

629, las fuerzas habrá que buscarlas bajo las piedras, pero levantarse, habrá que levantarse. A lo mejor, pasado es el gran día.

Feliz año a los dos!